El packaging ético ganará peso en 2020

El packaging ético se impone en 2020, un año de grandes desafíos para el mundo de los envases.

El año 2020 se presenta lleno de retos para el packaging en vidrio. Asignaturas pendientes e innovación marcan las tendencias para los próximos 365 días. El gran objetivo en la agenda del mundo del embalaje es proporcionar un packaging ético para un consumidor cada vez más responsable.

Así serán las botellas que vestirán 2020:

· Respetuosas con el medio ambiente, capaces de reducir la contaminación en sus procesos de fabricación, reciclables y reutilizables. Es por ello que el vidrio, reciclable al 100% e infinitas veces, volverá a ser uno de los materiales favoritos.

· Responsables, a través de discursos o mensajes orientados a un consumo responsable. Deben favorecer los productos de proximidad, el comercio justo, el apoyo de causas sociales o el cuidado de la salud.

· Minimalistas. Tanto en el empleo de menos materiales que luego deben desecharse, como en su expresión gráfica. Así, se seguirá buscando llamar la atención del público con colores vivos y limpios y simplicidad en las líneas de los envases y en los textos de las etiquetas. Pixelados, degradados, estética vintage, transparencias y apariencia artesanal estarán al servicio de esta meta. Se trata de rescatar la naturalidad y de decir más con menos, sin descuidar los criterios de honestidad y de trazabilidad.

· Prácticas, convenientes y perfectas para trata de facilitar la vida al consumidor, adaptándose a sus necesidades. Con presentaciones pensadas en circunstancias como la edad, la movilidad o el estilo de vida de las personas. Las claves aquí serán la ligereza, la facilidad de apertura y almacenamiento y el tamaño de los envases.

· Inteligentes, con la capacidad de brindar información exacta sobre la calidad, temperatura y estado del producto. Muchas ya se conectan a la red de redes. El futuro ya está aquí.

· Transparentes, no sólo en lo que se refiere a la información sobre la empresa y el producto, sino literal. El contenido a la vista gana adeptos.

· Experienciales, pudiendo comunicar con un primer vistazo a qué público se dirigen, qué ofrecen y la filosofía de la marca.

· Hológraficas, como ya lo son muchos envases de cosméticos. Modernas, rompedoras y llamativas, ya se empiezan a ver etiquetas holográficas en algunos vinos que buscan romper moldes con su imagen.

Fuente: Infopack

, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *