Reino Unido: Informe de FSA compara los sistemas mundiales de registro de enfermedades transmitidas por alimentos

La Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA por su sigla en inglés) ha publicado un informe científico que intentó comparar las normas alimentarias internacionales. El informe se propuso comparar las formas en que diferentes países estiman y registran cuántas personas sufren de intoxicación alimentaria cada año (enfermedades transmitidas por los alimentos), en un esfuerzo por determinar si estas tasas se pueden comparar de manera confiable.

Sin embargo, el informe encontró que no es posible comparar las tasas de enfermedades transmitidas por los alimentos de manera efectiva entre países debido a las enormemente diferentes metodologías y sistemas de registro empleados en todo el mundo.

El estudio, realizado por Public Health England (PHE), descubrió tres enfoques amplios utilizados a nivel mundial:

  1. Estudios de cohortes prospectivos: Se recluta una muestra de población con anticipación, luego se informa semanalmente sobre cualquier síntoma de enfermedad y también se pueden enviar muestras para poder determinar las causas específicas.
  1. Estudios de pirámide de vigilancia: Una estimación del número de casos omitidos por subdiagnóstico y subnotificación, mediante el uso de multiplicadores para extrapolar las enfermedades confirmadas por laboratorio.
  1. Encuestas transversales retrospectivas: Se contacta a una muestra representativa de la población y se le pregunta sobre sus síntomas en el pasado reciente.

Los investigadores concluyeron que el Reino Unido está utilizando el “enfoque más preciso disponible” (estudios de cohortes prospectivos) al registrar las tasas de enfermedades transmitidas por los alimentos. Se han realizado pocos estudios de cohorte prospectivos porque, según se informa, su implementación puede ser costosa, anotó la FSA. Sin embargo, se dice que son la forma más precisa de estimar las tasas de IID (en comparación con la pirámide de vigilancia y los estudios transversales) porque se obtienen muestras de pacientes sintomáticos para confirmar la etiología.

El Director de Ciencia, Evidencia e Investigación de la FSA, Rick Mumford, comenta al respecto: “El informe concluye que intentar comparar con precisión las tasas de enfermedades transmitidas por los alimentos de diferentes países es una tarea casi imposible. La única forma de intentarlo sería que diferentes países tuvieran el mismo tipo de estudio con las mismas especificaciones de estudio exactas, durante el mismo período de tiempo”.

Incluso entonces, las diferencias en los datos de vigilancia subyacentes disponibles en cada país podrían causar problemas, particularmente en términos de determinar qué proporción de casos de EII se deben a los alimentos.

El experto agrega: “Tenemos una comprensión mucho mayor de los diferentes enfoques adoptados en todo el mundo y continuaremos buscando y aprendiendo de esto”.

Otros hallazgos clave del estudio

  • A nivel internacional, las encuestas transversales retrospectivas son las más utilizadas.
  • Las diferencias en la forma en que las naciones abordan estas encuestas, como la forma en que definen los casos, pueden afectar la tasa y su confiabilidad.
  • La forma en que se calculan las estimaciones a través de los estudios de pirámide de vigilancia varía entre países porque se basan en los patógenos particulares más relevantes en cada país.
  • Se encontró que los estudios de cohortes prospectivos son los menos utilizados, principalmente debido al costo.

En los próximos meses, la FSA publicará dos informes más:

  • Tasas de enfermedades transmitidas por alimentos en el Reino Unido, Estados Unidos, Australia y Canadá, que se publicarán en una revista científica revisada por pares.
  • Métodos de producción de alimentos en todo el mundo, para ayudar a informar la comprensión de estos diferentes sistemas.

Fuente: New Food Magazine

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *