Pepsi pone a prueba la tecnología de marca de agua digital invisible para impulsar el reciclaje

La compañía PepsiCo está probando productos codificados con marcas de agua digitales invisibles para un reciclaje más eficaz. La tecnología está catalogada como el “santo grial” que hará que la clasificación mecánica sea más eficiente.

El gigante de las bebidas y otras partes interesadas en el envasado están evaluando cómo industrializar esta solución para un flujo de residuos más racionalizado en la Unión Europea. Señalan que las marcas de agua se pueden utilizar en la participación del consumidor, la visibilidad de la cadena de suministro y las operaciones minoristas.

El líder del Proyecto Holy Grail de PepsiCo, Gareth Callan, comenta al respecto: “Esta tecnología tiene el potencial de simplificar la vida de los consumidores porque no tendrán que separar sus envases y preocuparse por qué polímero plástico es cuál. En cambio, a través de esta prueba, el empaque de nuestro producto se codificará con estas marcas de agua digitales invisibles, que contienen información sobre el fabricante, el producto, el tipo de material y si el empaque es seguro para los alimentos”.

Y agrega: “Cuando se escanea con una cámara de alta resolución en una línea de clasificación de residuos, esta información ayuda a clasificar el embalaje en el flujo correcto, lo que significa que se puede reciclar más material de alta calidad, de manera más eficiente”.

El proyecto “HolyGrail 2.0” está dirigido por PepsiCo junto con más de 85 empresas y organizaciones, liderado por la Asociación de Marcas Europeas (AIM). El consorcio tiene como objetivo lanzar un piloto industrial para demostrar la viabilidad de las tecnologías de marcas de agua digitales.

“No sabremos el potencial de ampliación del proyecto hasta que lo hayamos probado a escala industrial”, detalla Callan. Y añade lo siguiente: “Es por eso que esta fase del proyecto es realmente importante para evaluar toda la tecnología y comprender si existe un caso comercial para una mayor inversión. Eso no es solo de PepsiCo, sino también de todos los demás miembros del consorcio que son fundamentales para que esto sea un éxito. Para tener un impacto, esto necesita una acción colectiva”.

La principal esperanza de PepsiCo es que esta tecnología nos ayude a separar los materiales que son seguros para los alimentos de los que no lo son. “Es necesario definir los estándares para esas pruebas, pero un ejemplo podría ser el cumplimiento de aspectos de los estándares de seguridad alimentaria de reciclaje establecidos por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)”, señala Callan.

Una economía de plásticos reinventada

PepsiCo considera que las marcas de agua digitales tienen el potencial de “revolucionar” la forma en que se clasifican los envases en el sistema de gestión de residuos, abriendo nuevas posibilidades que actualmente no son factibles con las tecnologías existentes.

Este descubrimiento se realizó en el marco del programa New Plastics Economy de la Ellen MacArthur Foundation, que investigó diferentes innovaciones para mejorar el reciclaje posconsumo. Se descubrió que las marcas de agua digitales son la tecnología más prometedora, porque reúnen el apoyo de la mayoría de las partes interesadas y pasan una prueba de concepto básica en una línea de clasificación de prueba.

La Directora General de AIM, Michelle Gibbons, afirma lo siguiente: “Los tres ingredientes clave aquí son la innovación, la sostenibilidad y lo digital, combinados para lograr el objetivo del Pacto Verde hacia una economía limpia, circular y climáticamente neutra”.

La ejecutiva asevera también: “Es fantástico ver tal entusiasmo en toda la industria y poder unir tal experiencia de toda la cadena de valor del empaque, desde propietarios de marcas y minoristas hasta convertidores, esquemas de responsabilidad extendida del productor (EPR), sistemas de gestión de desechos, recicladores y muchos más. La colaboración es el camino a seguir para lograr los objetivos de economía circular de la UE”.

Los desafíos de la implementación

Implementar marcas de agua digitales es una tarea difícil. Al respecto, Callan destaca: “Es una nueva tecnología de codificación que deberá ser legible en una amplia gama de condiciones y referenciarse instantáneamente con una base de datos para identificar su composición material”.

El experto añade: “Creo que cada vez está más claro que para resolver los desafíos relacionados con los residuos, necesitamos una colaboración precompetitiva como esta y eso significa que está trabajando con una gran cantidad de actores de múltiples industrias diferentes. Se necesita tiempo para alinearse”.

PepsiCo trabaja de manera precompetitiva con otras partes interesadas de la industria para promover esta ambición. Los proyectos notables incluyen la creación de pautas a través de CEFLEX para ayudar al diseño de envases flexibles para reciclables.

En otros movimientos, el gigante de las bebidas ha invertido en el consorcio Pulpex para desarrollar y escalar la primera botella de papel ampliamente reciclable del mundo. También ha brindado apoyo a Carbios para desarrollar una tecnología de reciclaje mejorada que reducirá la cantidad de plástico que se convierte en desperdicio.

“Si bien nuestro objetivo es comenzar a usar la marca de agua en algunos envases durante 2021, decidiremos en los próximos meses a qué marcas y mercados se aplicará”, comenta Callan.

“Estamos trabajando para que el 100 por ciento de nuestros envases sean reciclables, compostables o biodegradables para 2025 e incluir un 50 por ciento de contenido reciclado en todas nuestras botellas de bebidas en la UE para 2030”, finaliza Callan.

Noticia publicada con información de Food Ingredients First

, , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *