Investigación: Los niveles bajos de vitaminas D y K se correlacionan con el riesgo de mortalidad por todas las causas

Una investigación publicada en European Journal of Nutrition, los expertos establecieron una relación entre concentraciones sanguíneas bajas de vitaminas D y K y mayor riesgo de mortalidad por todas las causas.

Esta investigación evaluó los resultados de 4742 participantes (47% hombres, 53% mujeres, edad promedio de 52,6 años) del Estudio de Prevención de Enfermedades Renales y Vasculares en Etapa Terminal (PREVEND), rastreando sus resultados desde el instante en que estaban examinados para el ensayo en 2001-2003, hasta la fecha de la muerte / evento cardiovascular, o la fecha de censura el 1 de enero de 2017. El estado de las vitaminas D y K se determinó al inicio del estudio mediante mediciones de los metabolitos de la vitamina D y K.

Durante un seguimiento promedio de 14,2 años, 620 participantes en el ensayo murieron y 142 de estos fallecimientos fueron causadas por problemas cardiovasculares. En total, 970 participantes tenían niveles bajos de vitamina D y K, lo que representa el 20% de la población total. Solo 28 participantes en el ensayo informaron que tomaban suplementos de vitamina D. Después de ajustar por posibles cofundadores, se determinó que aquellos con bajos niveles de estas dos vitaminas tenían más probabilidades de morir por todas las causas, por una razón de riesgo de 1,46, y por causas cardiovasculares en particular con una razón de riesgo de 1,42.

De acuerdo con los autores de esta investigación, Si bien las vitaminas D y K se correlacionan cada una con resultados de salud positivos, el papel del estado combinado de vitamina D y K, en lugar de cada estado como independiente, no se ha investigado en la población general para lograr ningún tipo de importancia clínica. Sin embargo, la importancia de estudiar los estados de las vitaminas combinadas es importante debido a sus biomecanismos.

Los autores indicaron al respecto: “Los estudios experimentales sugieren efectos directos de la vitamina D sobre el metabolismo dependiente de la vitamina K debido a la estimulación de la síntesis de proteínas dependientes de la vitamina K por la vitamina D activa. El exceso de vitamina D puede inducir una deficiencia relativa de vitamina K”.

Además y de acuerdo con los autores, la suplementación con vitamina K puede superar el efecto que los niveles excesivos de vitamina D tienen sobre la calcificación vascular y estudios previos en la población general han correlacionado niveles altos combinados de ambas vitaminas con riesgos reducidos de rigidez arterial e hipertensión, pero, las concentraciones de vitamina K tienen una vida media muy corta, por lo que las mediciones reflejan principalmente la ingesta de vitamina K de los días anteriores y no el estado funcional de la vitamina K. “Esto implica que la combinación de ambas vitaminas podría proporcionar una mayor protección contra la calcificación vascular progresiva”, puntualizan los expertos.

En la conclusión, los autores indican: “En conclusión, el estado combinado bajo de vitamina D y K estuvo presente en el 20% de los participantes y se asoció con un mayor riesgo de mortalidad después de 14,2 años de seguimiento. La asociación de un estado combinado bajo de vitamina D y K con la mortalidad fue mayor que la insuficiencia de una vitamina sola, y amplificó estos riesgos”.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *