La alta ingesta de vitamina A, E y D se relaciona con menos problemas respiratorios en adultos

Un análisis de los resultados respiratorios de residentes del Reino Unido y su relación con el consumo de vitaminas encontró que los individuos con una ingesta alta de vitaminas A, E y D tenían menos reclamos relacionados con la salud respiratoria que aquellos en los grupos de ingesta más baja. El análisis se publicó en la revista British Medical Journal.

La relación se encontró para la ingesta de vitaminas A y E derivadas tanto de alimentos como de suplementos, pero el efecto positivo de la ingesta de vitamina D en la salud respiratoria solo se logró si la vitamina se ingirió a través de suplementos, no de alimentos, indicaron los autores del estudio.

Los investigadores obtuvieron resultados de 6.115 participantes en el programa de encuestas nacionales que habían completado tres o más días de diarios de dieta. El programa de encuestas en sí se basa en datos obtenidos de 1.000 personas cada año que ofrecen un resumen anual de los alimentos y bebidas que consumen. Además de considerar sólo el consumo dietético, los investigadores también estudiaron la ingesta dietética en combinación con suplementos, así como también otros posibles factores, como el IMC, el tabaquismo, la ingesta calórica total y los ingresos familiares. Las quejas respiratorias fueron autoinformadas por los participantes y no se limitaron a las visitas al médico.

Se utilizó la regresión logística adaptada para el diseño de encuestas complejas que investigan la relación entre el consumo de vitamina individual y las quejas respiratorias autoinformadas. No se encontró asociación entre la ingesta de vitamina C y los casos de molestias respiratorias.

Los autores del estudio concluyeron al respecto: “Nuestros hallazgos son consistentes con la hipótesis de que la suplementación es fundamental para asegurar que se mantenga el estado adecuado de vitamina D, y potencialmente indican que la ingesta de vitamina D solo a través de la dieta no puede ayudar a mantener el estado adecuado de vitamina D. Se estima que alrededor de una quinta parte de la población general en el Reino Unido tiene niveles bajos de vitamina D, y más del 30% de los adultos mayores de 65 años o más no alcanzan la ingesta de nutrientes recomendada”.

Debido a que es un estudio observacional, los investigadores advierten que no se puede establecer una causa y no se pueden hacer inferencias con respecto a la pandemia de Covid-19.

Los involucrados en NNEdPro Global Center for Nutrition and Health, una institución que cofundó la revista BMJ Nutrition, Prevention, and Health, comentaron sobre el estudio.

El líder de comunicaciones científicas para NNEDdPro Nutrition y COVID-19 Taskforce, Shane McAuliffe, indica sobre este tema: “Si bien reconoce las limitaciones de estos datos, se suma a un creciente cuerpo de interés y evidencia del papel de la vitamina D en la salud respiratoria. Dado nuestro conocimiento del alcance de la deficiencia de vitamina D en la población, equilibrado con el bajo costo y el bajo riesgo de eventos adversos, parece sensato proporcionar suplementos de esta vitamina clave, particularmente a aquellos con más probabilidades de tener deficiencia”.

Y agrega: “Los datos representativos a nivel nacional continúan recordándonos que las deficiencias de micronutrientes están lejos de ser cosa del pasado, incluso en países de ingresos más altos como el Reino Unido, y esta tendencia se refleja en fuentes de datos globales comparables de países con menos recursos a aquellos con sistemas de salud avanzados”.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *