El centeno puede estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Un estudio publicado en Microbione señala que tanto las bacterias de ácido láctico como las bacterias intestinales contribuyen a los beneficios para la salud que provienen del centeno.

Investigadores de la Universidad del Este de Finlandia utilizaron un enfoque de metabolómica para estudiar los metabolitos que se encuentran en los alimentos y el cuerpo humano.

La masa madre del centeno utilizada para hornear pan de centeno es rica en bacterias de ácido láctico. Además de fermentar la masa, estas bacterias también modifican los compuestos bioactivos que se encuentran en el centeno. Producen aminoácidos de cadena ramificada y péptidos pequeños que contienen aminoácidos de los que se sabe que tienen un impacto en el metabolismo de la insulina, entre otros.

Muchos de los compuestos que se encuentran en el centeno son procesados por las bacterias intestinales antes de ser absorbidos por el cuerpo. El estudio encontró que los microbios intestinales y los microbios que se encuentran en la masa madre del centeno producen compuestos que son parcialmente iguales. Sin embargo, los microbios intestinales también producen derivados de trimetilglicina, también conocida como betaína, contenida en el centeno. Una investigación anterior realizada por este grupo de expertos ha demostrado que al menos uno de estos derivados reduce la necesidad de oxígeno en las células del músculo cardíacos, lo que puede proteger al corazón de la isquemia o incluso mejorar su rendimiento. Los hallazgos pueden explicar algunos de los beneficios para la salud provenientes del centeno, incluidos mejores niveles de azúcar en la sangre y un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El estudio utilizó la metabolómica como método principal para llevar a cabo un análisis exhaustivo de los metabolitos que se encuentran en los alimentos y el cuerpo humano, Los efectos de los microbios intestinales se estudiaron en ratones y en un modelo gastrointestinal in vitro, imitando la función del intestino humano. Usando estos dos modelos, los investigadores pudieron eliminar las diferencias naturales en el microbioma intestinal entre diferentes individuos, lo que facilitó la detección de metabolitos que en realidad se originan en el centeno.

El centeno se remonta a lo que ahora se conoce como el actual este de Turquía, lugar donde se ha extendido a muchas cocinas en todo el mundo. En Finlandia, por ejemplo, el centeno se ha consumido durante miles de años y recientemente se seleccionó como el alimento nacional del país.

Aunque los beneficios para la salud provenientes del centeno son conocidos desde hace mucho tiempo, los mecanismos subyacentes aún no se conocen bien. Por ejemplo, el llamado Factor de Centeno se refiere a la menor respuesta de insulina causada por el centeno que, por ejemplo, el pan de trigo. Comer centeno hace que os niveles de azúcar en la sangre disminuyan más lento, lo que conduce a efectos beneficiosos para la salud, por una razón que aún se desconoce.

Un factor importante que contribuye a los beneficios para la salud que proceden del centeno son sus compuestos bioactivos o fitoquímicos, que sirven como antioxidantes. Además, los microbios intestinales parecen jugar un rol importante al convertir estos compuestos en un formato que pueda ser fácilmente absorbido por el cuerpo, haciendo posible que tengan un mayor efecto.

“El papel principal que ha tenido los microbios intestinales en la salud humana se ha vuelto cada vez más evidente en las últimas décadas y es por eso que se debe tener muy bien cuidado con los microbios intestinales. Es una buena idea evitar los antibióticos innecesarios y alimentar a los microbios intestinales con alimentos óptimos, tales como el centeno”, indicó el investigador Ville Koistinen de la Universidad del Este de Finlandia.

Fuente: Nutraceuticals World

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *