Las peligrosas cepas de E. Coli se adaptan bien a la vida del ganado vacuno, amenazando a las personas

Investigadores de la Universidad de Kyushu en Japón han analizado por qué el Escherichia Coli sigue apareciendo en el ganado vacuno.

Mientras la bacteria del E. Coli es conocida por causar intoxicación alimentaria, una enorme variedad de cepas pertenecientes a esta bacteria son dañinas y pueden ser localizadas en el intestino humano. Sin embargo, la ingestión de estas cepas nocivas que están presentes en alimentos contaminados, puede provocar enfermedades, vómitos, diarrea e incluso la muerte.

La toxina de Shiga (Stx) que produce E. coli (STEC) y la E. coli enteropatógena (EPEC) son los principales patógenos transmitidos por alimentos que pueden causar el síndrome urémico hemolítico y diarrea, respectivamente. Se cree que el ganado vacuno es el principal reservorio de STEC y EPEC. Los Stxs se dividen en dos grupos principales, Stx1 y Stx2.

Adaptación a entornos

Publicada en Genome Research Journal, esta investigación establece diferencias y similitudes genéticas de la bacteria E. coli del ganado vacuno y los seres humanos, indicando que las características que causan la intoxicación alimentaria pueden estar surgiendo continuamente en las bacterias del ganado para que puedan adaptarse mejor a su entorno.

El Profesor de la Universidad de Kyushu y líder de la investigación, Yoshitoshi Ogura, indica que “para desarrollar medidas preventivas eficaces, es necesario que haya una comprensión profunda de la fuente y de las condiciones de vida de las bacterias”.

“Aunque hace tiempo se piensa que el ganado vacuno es la principal fuente de E. coli que causa intoxicación alimentaria, no está claro por qué siguen apareciendo cepas peligrosas de esta bacteria en este tipo de ganado”, señala el informe.

El Grupo de Ogura, con investigadores en Estados Unidos, Japón, Francia y Bélgica, investigó la genética de la bacteria E. Coli recolectada en vacunos y humanos en 21 países en el mundo. Un total de 575 bovinos y 362 humanos fueron estudiados.

La manera en que E. Coli se protege

Basada en las características genéticas de la bacteria, los investigadores generalmente podrían separar las diferentes cepas de E. Coli en dos grupos, con una que consta principalmente de bacterias recolectadas de humanos y otra de las del ganado vacuno.

Aplicando el mismo análisis a E. coli obtenido clínicamente y que se sabe que causa enfermedad, el grupo de investigación encontró que más cepas causan problemas intestinales, cepas pertenecientes al grupo relacionado con el ganado vacuno.

Muchos de los ejemplos provenientes del ganado vacuno mostraron características similares a los que causan intoxicación alimentaria, como la producción de la toxina Shiga. Aunque estos signos generalmente no parecen causar enfermedad en el ganado vacuno, su prevalencia en las muestras investigadas sugiere que tales características son beneficiosas para la vida en el intestino del ganado.

Desde el Grupo de Ogura aseguran que “mientras haya presión para mantener o fortalecer estas características productoras de enfermedades para adaptarse mejor a la vida en el intestino del ganado, es probable que sigan apareciendo nuevas variantes de E. coli que causan intoxicación alimentaria”.

El locus del sistema de secreción de tipo 3 (T3SS) codificado para la eliminación de enterocitos (LEE) es el principal determinante de virulencia de EPEC y también lo poseen las STEC principales.

En el conjunto de datos, el linaje asociado a bovinos consistió principalmente en cepas pertenecientes a los grupos de filo B1 y A y el linaje asociado a humanos principalmente de cepas B2 y D.

Los investigadores especulan que tales características pueden ayudar a E. coli a protegerse de los organismos que se alimentan de bacterias en el intestino del ganado, pero se necesita más trabajo para identificar la razón exacta.

Fuente: Food Safety News

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *