Investigación: Bolsas de té premium desprenden microplásticos

Investigadores canadienses han descubierto que algunas bolsas de té premium arrojan altos niveles de microplásticos, definidos como pequeñas piezas (de menos de 5 mm de largo) de cualquier tipo de desechos plásticos, en el agua. Los microplásticos se han encontrado ampliamente en el medio ambiente, en aguas embotelladas y en algunos alimentos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que tales partículas en el agua potable no parecen representar un riesgo. Sin embargo, la OMS indicó que los hallazgos se basaron en “información limitada” y solicitó una mayor investigación sobre el tema.

Los investigadores del estudio, de la Universidad McGill en Montreal, Canadá, también pidieron más investigación sobre los efectos de los microplásticos en la salud.

La mayoría de las bolsas de té están hechas de papel, con pequeñas cantidades de plástico para sellarlas. Pero algunas marcas premium han cambiado a usar mayores cantidades de malla plástica para su producto. Esto es para que la bolsa de té se sostenga en forma de pirámide, lo que según los productores ayuda a que las hojas de té se infundan mejor.

En el estudio se utilizaron cuatro tés comerciales diferentes envasados en bolsas plásticas de té. Los investigadores retiraron el té y colocaron las bolsitas vacías de té en agua calentada a 95°C, como si estuvieran preparando té. Descubrieron que una bolsita de té de plástico liberaba alrededor de 11.600 millones de microplásticos y 3.100 millones de partículas nanoplásticas más pequeñas en el agua caliente, que son completamente invisibles a simple vista.

De acuerdo con el estudio, el nivel de “partículas liberadas del envase de la bolsita de té es varias veces mayor que las cargas de plástico reportadas previamente en otros alimentos”.

La investigadora Laura Hernández describió que estaban sorprendidos por la cantidad liberada en comparación con los registrados en otros estudios como por ejemplo, el agua embotellada. Hernández afirmó que la discrepancia podría deberse, en parte, al hecho de que se centraron en las partículas más pequeñas, tanto microplásticos, que tienen aproximadamente el grosor de un cabello, como nanoplásticos, que son mil veces más pequeños. También dijo que podría deberse al hecho de que “es una pieza de plástico expuesta al agua hirviendo” y no sólo agua a temperatura ambiente.

Por último, la experta alentó a los consumidores a elegir tés sueltos que se venden sin embalaje u otros tés que vienen en bolsas de té de papel, argumentando que “no es necesario empaquetar el té en plástico”, que señaló que se convierte en plástico de un uso único, contribuyendo no sólo a posible ingestión de plástico, pero la carga ambiental de la contaminación plástica.

Fuente: New Food Magazine

, , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *