Investigación: El transporte de proteínas es clave para mejorar alimentación infantil

Los compuestos del azúcar en la leche materna juegan un rol esencial en el desarrollo de una comunidad bacteriana intestinal saludable y contribuyen a la maduración del sistema inmune en los bebés.

En una nueva investigación realizada por expertos de la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU) y la Universidad de Kioto en Japón, se definió un esquema para identificar y describir la función del transporte de proteínas que median la absorción de nutrientes de la leche materna de un grupo importante de bacterias en los intestinos del niño.

Estas proteínas transportan los oligosacáridos de leche humana, que son azúcares complejos producidos por la madre para nutrir importantes bifidobacterias asociadas con el desarrollo de una buena salud.

“Nuestro trabajo nos permite establecer un vínculo claro entre el tipo de azúcares en la leche materna y las bacterias promotoras de la salud en el intestino del bebé. Más importante aún, nuestro trabajo permite mapear el mejor azúcar de la leche materna a las bacterias intestinales beneficiosas para la salud infantil basadas en las proteínas de transporte”, indicó el profesor Maher Abou Hachem de la Universidad Técnica de Dinamarca, quien realizó el presente estudio en colaboración con el experto Takane Katayama de la Universidad de Kyoto.

El profesor Hachem agrega: “Nuestra investigación guiará a los productores de fórmulas para lactantes a sintetizar nuevos aditivos de azúcar de manera racional, asegurando así que los niños que beben fórmulas para lactantes reciban azúcares beneficiosos de manera similar a los niños que son amamantados”.

La investigación analizó las bacterias fecales y la leche materna de parejas de madre-hijo y un grupo de control de adultos humanos. También se investigó la descripción molecular de las proteínas de transporte y sus preferencias de oligosacáridos de leche humana.

El establecimiento de la microbiota intestinal comienza al nacer y esta comunidad bacteriana se desarrolla hasta los dos a tres años de edad. Durante este período, antes de la maduración del sistema inmune, pueden ocurrir grandes cambios en la microbiota intestinal. Después del destete, el sistema inmunitario está programado para una estructura específica de la comunidad intestinal, que persiste durante la edad adulta.

El profesor Hachem comenta que está bien documentado que las bifidobacterias desempeñan un importante rol en el desarrollo de una microbiota intestinal saludable en los niños. Una comunidad bacteriana infantil desarrollada reduce los factores de riesgo de trastornos inmunes y metabólicos como alergia, asma, diabetes, obesidad y una variedad de otras enfermedades.

El profesor Hachem explica: “Es crucial establecer la microbiota intestinal correcta al comienzo de la vida del niño. Por el contrario, los factores que interfieren con el desarrollo de la microbiota ‘correcta’ están asociados con trastornos de salud de por vida. Si obtenemos los organismos equivocados desde los primeros años de vida, nos acostumbramos a ellos y son aceptados como parte de la microbiota, será muy difícil volver a seleccionar las bacterias normales y beneficiosas después”.

Fuente: New Food Magazine

, , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *