No desperdiciar: La tendencia creciente de reciclar ingredientes

El desperdicio de alimentos es un gran desafío para el planeta en su conjunto y también para los fabricantes de alimentos. Ahora, cada vez más empresas están buscando formas de reutilizar los ingredientes provenientes del flujo de residuos, reciclándolos para agregar valor a los nuevos alimentos y bebidas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por su sigla en inglés) estima que un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o desperdician, ya sea durante la agricultura y la producción, o en el comercio minorista, de fabricación y consumo. Este desperdicio no es sólo un problema económico, sino que también es desastroso para el medio ambiente. Se suma a las emisiones de carbono y la producción de tantos alimentos no utilizados significa que se desperdician otros recursos preciosos, como la tierra, insumos agrícolas, energía y agua.

Durante el procesamiento de alimentos, los productos de desecho incluyen aquellos que permanecen después de la extracción de aceite, almidón, jugo y azúcares de cultivos; desechos de origen animal como huesos, despojos y pieles; desechos del procesamiento de lácteos, como la proteína de suero de queso. Si bien la FAO reconoce que la mejor manera de reducir los impactos económicos y ambientales del desperdicio de alimentos es, para comenzar, evitar el desperdicio, también sugiere encontrar nuevas aplicaciones de valor agregado para los productos que se descartan. Sus sugerencias incluyen el uso de café molido para cultivar hongos y el uso de residuos de frutas tropicales en envases biodegradables y muchas compañías están ideando nuevas formas de mejorar la sustenibilidad de la cadena de suministro de alimentos.

La compañía israelí de ingredientes Frutarom Health se encuentra entre las últimas en encontrar un nuevo uso para productos que de otro modo se habrían descartado. Ha desarrollado un ingrediente orgánico de isoflavona de soya a partir de gérmenes de soja, que actualmente no se utilizan en bebidas a base de soja, lo que ayuda a reducir los desechos del proceso de producción. El ingrediente resultante puede usarse en una variedad de aplicaciones, incluidos batidos, productos horneados, pastas, barras nutritivas y productos de confitería.

Otras compañías activas en el área incluyen FlaNat Research Italia, que recupera nutrientes de subproductos agroalimentarios para producir extractos botánicos para uso en nutracéuticos y Hongos Scelta, que produce extractos que mejoran la sal a partir de desechos de hongos.

Mientras tanto, una plataforma del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT por su sigla en inglés) tiene como objetivo trabajar con la industria para reducir los desechos a través de una bioeconomía circular para alimentos e ingredientes más saludables. Los miembros de la comunidad EIT Food incluyen investigadores, fabricantes, minoristas y compañías de ingredientes, incluidas Givaudan, Roquette, DSM, Doehler, Puratos y AlgaTechnologies.

Más allá de los proveedores, muchos de los principales fabricantes de alimentos y bebidas se han comprometido a avanzar hacia envases biodegradables y están explorando flujos de residuos de alimentos para posibles materias primas, incluidos grandes nombres como Nestlé, Coca-Cola, Danone y Pepsi.

Es un enfoque que probablemente también sea bueno para los negocios. Euromonitor International ha descubierto que los consumidores están cada vez más dispuestos a pagar más por alimentos ecológicos, además que una proporción creciente dice que los envases reciclables influyen en sus elecciones de alimentos y bebidas.

Fuente: Ingredients Network

, , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *