Investigación indica que los hábitos alimenticios promueven el Alzheimer y el deterioro cognitivo

De acuerdo con un nuevo estudio publicado en Nature, los hábitos alimenticios y los factores de riesgo vascular promueven tanto la enfermedad de Alzheimer como el deterioro cognitivo causado por factores vasculares.

La acumulación de tau hiperfosforilada, una proteína asociada a microtúbulos y un sello distintivo de la patología de Alzheimer, puede estar relacionada con el deterioro cognitivo vascular, según la investigación.

Estudios anteriores han revelado que, en ratones, una dieta rica en sal conduce a la disfunción cognitiva asociada con un déficit de óxido nítrico en las células endoteliales cerebrales y la hipoperfusión cerebral, pero el nuevo estudio explora cómo se evitan estos efectos mediante la restauración de la producción de óxido nítrico endotelial. Se dice que la deficiencia de óxido nítrico reduce la nitrosilación de la calpaína neuronal y da como resultado la activación enzimática, lo que, a su vez, conduce a la fosforilación de la tau al activar la quinasa dependiente de ciclina 5.

Según el estudio, el deterioro cognitivo inducido por la sal no se observa en ratones tau-nulos o en ratones tratados con anticuerpos anti-tau, a pesar de la hipoperfusión cerebral persistente y la disfunción neurovascular. Los hallazgos identifican un “vínculo causal” entre la sal de la dieta, la disfunción endotelial y la patología tau, independiente de la insuficiencia hemodinámica.

El estudio describe cómo evitar la ingesta excesiva de sal y el mantenimiento de la salud vascular puede ayudar a evitar las patologías vasculares y neurodegenerativas que subyacen a la demencia en los ancianos.

El profesor de medicina cardiovascular en la Universidad Queen Mary de Londres y Presidente de acción sobre la sal, Graham MacGregor, comenta al respecto: “Este importante estudio ilustra el mecanismo potencial por el cual la sal, que aumenta significativamente nuestra presión arterial, puede aumentar directamente el riesgo de demencia y dañar el cerebro. Esto se suma a la evidencia cada vez mayor de que todos deberíamos reducir nuestra ingesta de sal”.

MacGregor agrega que “dado que la mayoría de nuestras ingestas de sal provienen de alimentos procesados elaborados por la industria alimentaria, es su deber eliminarlos en beneficio de nuestra salud”.

Fuente: New Food Magazine

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *