Prueba de campo detecta hongo del plátano más rápido que nunca

Una nueva prueba de campo desarrollada por la Universidad de Wageningen para detectar el hongo del plátano llamado “Tropical Race 4 (TR4)” -cepa de Fusarium que causa la enfermedad de Panamá en las bananas-, ha dado positivo en Colombia. La “prueba LAMP” (del ensayo de amplificación isotérmica mediada por bucle), desarrollada por un equipo de investigación dirigido por el profesor Gert Kema, ha determinado la presencia de TR4 en el país sudamericano.

La enfermedad de Panamá causada por Fusarium ha destruido con frecuencia plantaciones enteras de platano, mientras que muchas personas en todo el mundo dependen del cultivo como fuente de alimento y esta detección “más rápida que nunca” tiene como objetivo reducir los incidentes de la enfermedad.

El profesor Kema explica al respecto: “El principal beneficio de la nueva prueba LAMP consiste en que tiene un tamaño práctico y puede usarse en el campo. Ya no es necesario emplear un laboratorio para analizar las muestras. En principio, cualquier empresa en el cultivo de banano puede comprar el dispositivo, capacitar a sus empleados y desplegarlo de inmediato”.

Y agrega: “Tienen el resultado en una hora. Las pruebas rápidas son indispensables para establecer adecuadamente las medidas de cuarentena para cualquier pandemia. Este es un desarrollo clave para la industria”.

El mismo grupo de investigación de la Universidad de Wageningen desarrolló la primera prueba molecular para TR4 en 2010. Comercializado por ClearDetections, la prueba ahora se está utilizando en todo el mundo y se ha convertido en una herramienta esencial para detectar y poner en cuarentena el TR4. En los años que siguieron, el grupo desarrolló una base de datos de ADN de cepas de Fusarium que causan la enfermedad de Panamá y la prueba LAMP utiliza un nuevo fragmento de ADN único del genoma TR4 derivado de esta base de datos.

El profesor Kema puntualiza: “Las sesiones de capacitación que organizamos con las autoridades en Colombia y los productores en Filipinas han demostrado que la prueba es fácil de realizar (…) Se toma un trozo de tejido, se aísla un poco de ADN mediante un proceso rápido y fácil, para posteriormente colocarse en el dispositivo. El dispositivo en sí es del tamaño de una caja de zapatos, por lo que puede llevarse fácilmente al campo. Esta prueba es especialmente crucial para mapear un brote en áreas donde acaba de aparecer el hongo Fusarium”.

Fuente: New Food Magazine

, , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *