Informe asegura que las infecciones con bacterias transmitidas por alimentos se vuelven más difíciles de tratar

De acuerdo con un informe sobre resistencia a los antimicrobianos en zoonosis publicado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC por su sigla en inglés) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (llamada EFSA en inglés), la Salmonella y el Campylobacter se están volviendo cada vez más resistentes a la ciprofloxacina, que es uno de los antibióticos de elección para el tratamiento de infecciones causadas por estas bacterias.

Los últimos datos de humanos, animales y alimentos han demostrado que una gran proporción de la bacteria Salmonella es resistente a múltiples fármacos (resistente a tres o más antimicrobianos). En humanos, se dice que la resistencia a la ciprofloxacina es común, particularmente en ciertos tipos de Salmonella y la resistencia a altas concentraciones de ciprofloxacina aumentó en general del 1.7 por ciento (2016) al 4.6 por ciento (2018). Para Campylobacter, 16 de 19 países informaron porcentajes muy altos o extremadamente altos de resistencia a la ciprofloxacina.

También se informan altas proporciones de resistencia al antibiótico ciprofloxacino en las bacterias Salmonella y E. coli de aves de corral. La ciprofloxacina es una fluoroquinolona, ​​una clase de antimicrobianos categorizados como críticamente importantes para su uso en humanos. Si las fluoroquinolonas pierden su efectividad, el impacto en la salud humana podría ser significativo, según la EFSA. Sin embargo, la resistencia combinada a los antibióticos (resistencia simultánea a dos antimicrobianos de importancia crítica) a las fluoroquinolonas y las cefalosporinas de tercera generación en Salmonella y a las fluoroquinolonas y macrólidos en Campylobacter sigue siendo baja.

Para 2018, el informe enumeró casos esporádicos de infección por Salmonella humana con resistencia a los carbapenémicos, un antimicrobiano de última línea.

El Jefe de Expertos de ECDC, Mike Catchpole, comenta que “encontrar la resistencia al carbapenem en bacterias transmitidas por alimentos en la UE es una preocupación. La forma más efectiva de prevenir la propagación de cepas resistentes a carbapenem es continuar con el cribado y responder rápidamente a las detecciones positivas. El ECDC está trabajando con los estados miembros de la UE y con la EFSA en un enfoque de One Health para mejorar la detección temprana y el monitoreo, en un esfuerzo por combatir la amenaza persistente de infecciones zoonóticas resistentes a los antimicrobianos”.

El informe también incluye indicadores clave de resultados que tienen como objetivo ayudar a los estados miembros de la UE a evaluar su progreso en la reducción del uso de antimicrobianos y combatir la resistencia a los antimicrobianos.

En producto alimenticios de origen animal, el indicador resumen de susceptibilidad a todos los antimicrobianos ha aumentado en E. coli en poco menos del 25 por ciento de los estados miembros (seis) durante el período 2014-2018. Se dice que esto es un desarrollo positivo, ya que significa que en estos países, en caso de necesidad, los tratamientos con antimicrobianos tendrían una mayor probabilidad de tener éxito. Se han observado tendencias decrecientes en la aparición de β-lactamasa de espectro extendido (BLEE) o E. coli productora de AmpC en aproximadamente 40 por ciento de los estados miembros (11) durante 2015-2018. Esto también es importante porque E. coli productora de ESBL-AmpC es responsable de infecciones graves en humanos.

Con respecto a los antimicrobianos de última línea, la resistencia a la colistina no era común en Salmonella y E. coli, y la E. coli productora de carbapenemasas no se detectó en pollos de engorde, pavos y carne de pollo.

La experta principal de la EFSA, Marta Hugas, indicó que “los hallazgos positivos en productos alimenticios de origen animal son alentadores porque son un signo de mejora. Sin embargo, necesitamos investigar más a fondo las razones detrás de este cambio. La resistencia a los antimicrobianos es una grave amenaza para la salud pública y animal mundial, o One Health, que requiere una acción global”.

Fuente: New Food Magazine

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *