Un modelo de inocuidad alimentaria podría aplicarse a la gestión de pandemias

Un equipo de académicos e investigadores de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Flinders (Australia), en conjunto con la Facultad de Enfermería y Ciencias de la Salud han construido un modelo para gestionar con éxito los incidentes de seguridad alimentaria, proyectando que estos mismos trabajos pueden aplicarse a la gestión de una pandemia.

La experta de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Flinders, Dra. Annabelle Wilson, comenta al respecto: “Es fundamental que el público no pierda la confianza en los gobiernos y los funcionarios que comunican información durante una crisis. La clave es ser transparente en la mensajería. Nuestro modelo fue desarrollado para abordar los incidentes alimentarios y destaca las estrategias a utilizar para comunicarse de manera efectiva con el público. Las mismas ideas tienen sentido en una situación de COVID-19″.

El modelo de los investigadores de Flinders identificó 10 estrategias que son las siguientes: Transparencia; desarrollo de protocolos y procedimientos; credibilidad; proactividad; poner al público en primer lugar; colaborar con las partes interesadas; consistencia; educación de las partes interesadas y el público; construyendo su reputación; y cumpliendo tus promesas.

El modelo de inocuidad alimentaria se ha presentado a importantes organismos gubernamentales, que incluyen a: SA Health, Food Standards Australia New Zealand (FSANZ por su sigla en inglés) y el trabajo original luego se replicó en Irlanda.

Y sobre el ejemplo anterior, los expertos indican: “Hemos descubierto que en tiempos de crisis a través de un incidente alimentario importante, cuando el público puede dudar en quién confía, es imperativo que se confíe en los mensajes de los reguladores alimentarios y las autoridades gubernamentales para que el público pueda actuar en consecuencia de acuerdo con las recomendaciones”.

Y agregan: “Por lo tanto, el modelo que creamos se centra en cómo las autoridades pueden comunicar mejor los mensajes clave al público, lo que en una pandemia implica comportamientos clave como el distanciamiento social”.

Si bien el manejo de una pandemia difiere de un incidente alimentario, los investigadores de Flinders concluyeron que muchas de las estrategias identificadas en su modelo de confianza para los alimentos podrían aplicarse con éxito para mantener la confianza en los funcionarios de salud pública antes, durante y después de las pandemias.

“El objetivo final es maximizar la confianza entre el público y los gobiernos de Australia, para apoyar la adherencia pública de las recomendaciones de salud pública en respuesta al COVID-19, como el distanciamiento social y el aislamiento”, asevera el Dr. Wilson.

“Idealmente, nos gustaría probar la aplicación de este modelo en el contexto de la pandemia de COVID-19 y luego implementarlo para que lo utilicen los gobiernos estatales y federales de Australia. Actualmente tenemos una solicitud de subvención en revisión para ayudarnos idealmente a hacer esto”, finalizan.

Noticia publicada con información de New Food Magazine

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *