Investigadores USDA: El equilibrio de carbohidratos y grasas es crucial para la protección genética contra enfermedades metabólicas

Investigadores del Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de EE.UU. (ARS por su sigla en inglés) concluyeron que consumir un alto nivel de carbohidratos regula un sólo gen llamado CPT1A, del que se ha demostrado que tiene un efecto protector contra la obesidad, hipertensión, diabetes tipo 2 y otros enfermedades metabólicas. Sin embargo, esta actividad protectora puede verse disminuida por quienes ingieren grandes cantidades de grasas en la dieta.

La experta del ARS, Dra. Chao-Qiang Lai, comenta al respecto: “Esto es emocionante para la investigación en nutrición porque da una idea de cómo la nutrición balanceada puede afectar nuestra salud, desde la perspectiva de un gen importante pero único llamado CPT1A. No puedo decir que comer todos los carbohidratos evitará que desarrolle diabetes tipo 2 y no puedo decir que evitar la grasa lo protegerá de la obesidad. Una ingesta equilibrada de carbohidratos y grasas puede ser la mejor manera de prevenir enfermedades metabólicas”.

Los investigadores encontraron que los hábitos alimenticios tienen una influencia significativa en el nivel de actividad del gen CPT1A, lo que en última instancia conduce a una serie de consecuencias positivas o negativas para la salud. Si bien una ingesta alta de carbohidratos se asocia con niveles más bajos del gen y la ingesta alta de grasas se asocia con niveles más altos de síntesis del gen, la actividad real de este gen está regulada por carbohidratos, que causan una mayor cantidad de metilación de este gen. Esencialmente, los autores del estudio sugieren que un desequilibrio crónico de estos dos macronutrientes puede tener un impacto negativo en la prevención de enfermedades metabólicas.

La investigación recién publicada incluyó a tres cohortes de población de los Estados Unidos y Europa, cuyo ADN se extrajo para análisis in vitro. Se tomaron evaluaciones de la ingesta dietética para evaluar la ingesta diaria de macronutrientes, al igual que las mediciones del metabolismo, incluida la presión arterial, los desequilibrios de colesterol y la circunferencia de la cintura. Luego se usaron modelos para encontrar asociaciones entre la ingesta de macronutrientes normalizada a la energía total y la actividad de CPT1A, y se usó un modelo lineal similar para determinar la asociación entre la metilación de CPT1A y las enfermedades metabólicas, ya que el gen envía una señal epigenética que se vuelve más fuerte o más débil dependiendo de la ingesta dietética.

“Nuestro análisis de mediación respalda que la ingesta dietética de CHO y FAT median la metilación en CPT1A, lo que influye en el riesgo de enfermedades metabólicas a través de la homeostasis metabólica energética”, concluyeron los autores del estudio, indicando que se deben realizar más investigaciones sobre la ingesta y las proporciones de macronutrientes para determinar la epigenética impactos en el gen CPT1A.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *