Aprovechar los envases para ayudar a reducir el desperdicio de alimentos y promover la sostenibilidad

Una encuesta realizada por Accenture tuvo como resultado que el 83 % de los entrevistados cree que es importante o extremadamente importante que las empresas diseñen productos destinados a ser reutilizados o reciclados. Una solución para los productos envasados ​​en películas rígidas es la transición a envases flexibles. Pero, ¿Cómo pueden los procesadores satisfacer la demanda de sostenibilidad de los consumidores mientras luchan contra dos desafíos importantes de la industria: el desperdicio de alimentos y materiales?

Tratar el desperdicio de alimentos

Las bolsas flexibles, especialmente aquellas equipadas con características que para cerrar nuevamente, están preparadas para enfrentar los desafíos del desperdicio de alimentos. El Informe de Sostenibilidad 2018 de la Asociación de Empaques Flexibles (FPA) encontró que los empaques flexibles extendían la vida útil de la carne molida de tres a 20 días y el pollo entero de siete a 20 días. Los cierres agregan aún más valor con empaques que contienen múltiples porciones, como pechugas de pollo o carnes frías, porque permiten a los consumidores volver a cerrar completamente el paquete después de cada uso para reducir el deterioro.

Beneficios operativos de los envases flexibles

La industria del envasado de carne también puede aprovechar los beneficios ecológicos de los envases flexibles a medida que los gerentes buscan optimizar los procesos, reducir los desechos y abordar su huella de carbono. La FPA descubrió que los envases flexibles utilizan menos combustibles fósiles y reducen las emisiones de gases de efecto invernadero durante la producción. Además, las instalaciones de envasado de carne han descubierto que los envases flexibles ofrecen oportunidades para reducir los materiales que van a los vertederos.

Por ejemplo, las carnes cocidas Bar-S y Fiorucci, ambas marcas Sigma, utilizan películas de termoformado junto con cremalleras especiales que se entregan en carretes de plástico de la marca de cierres Fresh-Lock. Para ayudar a reducir la cantidad de carretes que se envían a los vertederos, Bar-S se unió al programa Fresh-Lock Green Spool, que ofrece opciones para reutilizar o reciclar carretes con cremallera. Los carretes se pueden devolver, lavar y reutilizar. Si los carretes no se pueden reutilizar, se pueden desmontar y devolver a la planta Fresh-Lock, donde se reciclan en carretes nuevos de uso único.

El Gerente de Empaque de Sigma, Jade Chauncey, comenta al respecto: “En Bar-S y Fiorucci, siempre estamos buscando oportunidades para mejorar nuestra operación y avanzar en nuestras iniciativas ecológicas, ya sean esas oportunidades internas o con nuestros socios. (…) Desde 2015, hemos devuelto entre 3.000 y 4.000 bobinas al año a través del programa Fresh-Lock Green Spool, lo que significa que hemos ahorrado más de 20.000 bobinas de los vertederos”.

Visión totalmente reciclable

Los avances recientes en las estructuras de un solo material han llevado a la aparición de bolsas totalmente reciclables en otras industrias alimentarias, como la bolsa de granola Bear Naked de Kellogg Company. Si bien es posible que estas innovaciones aún no sean viables dentro de la industria del envasado de carne, cuentan con esta visión. Hasta que tanto el material como la infraestructura estén en su lugar dentro de la industria cárnica, reducir los materiales utilizados y crear envases reutilizables es una opción ideal. La encuesta de Accenture muestra que más de la mitad de los consumidores están dispuestos a pagar más por productos reutilizables o reciclables. Las marcas que comunican sus esfuerzos pueden ser líderes de este movimiento.

Noticia publicada con información de The Provisioner Online

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *