Investigación analiza el vínculo entre la deficiencia de vitamina K2 y mortalidad por COVID-19

Un artículo dado a conocer en Biocatalysis and Agricultural Biotechnology y realizado por investigadores de Nueva Zelanda intentó explicar la relación entre la vitamina K2 y las tasas de recuperación en individuos con COVID-19.                      

De acuerdo con los autores, se observó un “aumento profundo” en los niveles de proteína Gla de matriz inactiva (MGP) en pacientes con COVID-19, lo que indica un estado deficiente de K2 y un mayor riesgo asociado de mortalidad por comorbilidades (por ejemplo: Obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares).

La MGP depende de la vitamina K2 menquinona-7 (MK-7) para activarse, y cuanto más MGP circulante está activa, más se inhibe la calcificación en las arterias. La calcificación vascular es un proceso del que se sabe que comienza en las fibras de elastina y la elastina es un actor importante para garantizar que los tejidos permanezcan flexibles y resistentes. Las fibras elásticas están muy presentes en el tejido pulmonar, donde la MGP, cuando se activa, se expresa considerablemente, lo que indica la importancia de MK-7 en el apoyo de la función pulmonar.

Los investigadores escribieron: “Por lo tanto, la deficiencia de MK-7 puede ser un factor de riesgo para aumentar la gravedad de la enfermedad COVID-19, y los pacientes infectados con SARS-CoV-2 con afecciones comórbidas tienden a desarrollar manifestaciones agudas”.

Este documento parece apoyar la idea de que la vitamina K2 como MK-7 es un nutriente con un potencial significativo para proteger la función pulmonar durante un virus activo. Esta investigación también apoya un estudio anterior publicado en abril que evaluó MK-7 en 123 pacientes con COVID-19 y 184 controles, revelando un vínculo entre la deficiencia de vitamina K2 y la gravedad de la enfermedad.

El Director Médico de NattoPharma, Dr. Higne Vik, comenta al respecto: “Sigue aumentando la evidencia de que el mecanismo de acción de MK-7 tiene un impacto considerable en la protección de la salud humana. Por supuesto, un suplemento dietético no es una cura ni un tratamiento, pero con el tiempo, MK-7 puede fortalecer la resistencia del cuerpo a las condiciones relacionadas con la edad y las infecciones virales. Este es el segundo estudio que asocia el estado de K2 con los resultados en pacientes con COVID-19. Se justifica y es necesaria más investigación en esta área”.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *