La OMS quiere datos sobre la presencia de mercurio en el pescado

La Organización Mundial de la Salud (OMS) solicita datos sobre la presencia de metilmercurio y el mercurio total en determinadas especies de peces. De esta solicitud se excluyen los tipos de pescado para los que ya se han establecido límites máximos.

Las personas están expuestas principalmente al metilmercurio cuando consumen pescado o mariscos que contienen el compuesto. Puede afectar negativamente al cerebro y al sistema nervioso en crecimiento de un bebé.

La 13a reunión del Comité del Codex sobre Contaminantes de Alimentos realizada en Indonesia a mediados del año 2019 acordó continuar trabajando sobre el tema y restablecer el grupo de trabajo telemático dirigido por Nueva Zelanda y Canadá para preparar propuestas de niveles máximos y planes de muestreo para especies adicionales de pesos que se considerarán en la próxima reunión.

Debido a la pandemia, esta reunión se pospuso hasta este año, por lo que existe la oportunidad de aprovechar los hallazgos de un documento presentado por los miembros del Codex.

Intento de cubrir los vacíos de información

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la OMS están solicitando la presentación de datos nuevos o adicionales sobre la presencia de metilmercurio y mercurio total en todas las especies de peces que no se hayan enviado previamente. Esta solicitud debería abarcar los últimos 12 años. Se necesitan datos para aquellas especies de peces para las que no se disponía de información suficiente cuando el grupo de trabajo preparó el documento de debate.

Otras especies de peces para las que se buscan datos y considerar la viabilidad de establecer niveles máximos del Codex incluyen rape, barracuda, cardenal, bagre, cusk-eel, greenling, mero, hapuku, reloj anaranjado, pargo y sablefish.

Además se debe incluir información sobre si se trata de pescado capturado en el país de origen o importado, el estado de los alimentos analizados, cocidos o crudos y la porción analizada, como el contenido de grasa, el peso seco en bruto o lo consumido, así como si es fresco o procesados, enlatados, conservados o salados. La fecha límite para el envío de estos datos fue el 15 de diciembre de 2020.

Otra convocatoria se relaciona con la reunión del Comité Mixto FAO / OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) prevista para junio del año 2021. Esta reunión considera datos toxicológicos, evaluación de la exposición alimentaria y tecnológica. La fecha límite para manifestar la asistencia a esta convocatoria fue el 31 de diciembre de 2020.

Para los aditivos alimentarios que se considerarán en la reunión, se invita a gobiernos, organizaciones, productores de estos productos químicos e individuos a presentar datos para las evaluaciones toxicológicas, la preparación de especificaciones de identidad y pureza, todo para estimar la ingesta de los compuestos enumerados.

El ácido benzoico y sus sales, así como también la riboflavina de Ashbya gossypii se incluyen para la evaluación toxicológica, evaluación de la exposición y establecimiento de especificaciones para los aditivos alimentarios. Se analizarán más de 10 sustancias utilizadas como coadyuvantes tecnológicos. El comité también ha solicitado criterios de aceptación microbiológicos adecuados y datos de respaldo para todos los almidones modificados.

Otras áreas incluyen cadmio y plomo

Una de las dos convocatorias cubre la presencia de cadmio en alimentos. Un grupo de trabajo electrónico liderado por Ecuador y Ghana está buscando niveles máximos para ciertas categorías de chocolates y productos derivados del cacao antes de una reunión en mayo de 2021.

El JECFA ha estado actualizando la evaluación de exposiciones alimentarias al cadmio de chocolates, productos del cacao y todos los alimentos. Los datos sobre el cadmio de todas las fuentes alimentarias, en particular los chocolates y los productos de cacao, deben cubrir los últimos 10 años y cuya presentación debió efectuarse antes del 1 de diciembre de 2020.

La otra es una solicitud de datos sobre la presencia de plomo en alimentos para lactantes y niños pequeños en ciertos alimentos como hierbas aromáticas; productos de huevo; azúcares y productos de confitería, excepto el cacao. Un grupo de trabajo telemático liderado por Brasil está asesorando esta necesidad, así como también la viabilidad de establecer niveles máximos de plomo en algunos alimentos para este grupo de edad, excepto aquellos para los que se ha establecido un límite.

Se necesitan datos nuevos o adicionales sobre la presencia de plomo en productos básicos como zumos de frutas y tés de hierbas, yogur, queso y postres a base de leche para lactantes y niños pequeños, especias secas, huevos de codorniz, azúcar moreno y jarabe y melaza. Los datos deben cubrir los últimos 10 años y debieron enviarse antes del 21 de noviembre de 2020.

Noticia publicada con información de Food Safety News

, , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *