El consumo diario de café y té verde se vincula con un menor riesgo de muerte en pacientes con diabetes

De acuerdo con un análisis a gran escala y publicado en la revista BMJ Open Diabetes Research & Care, beber cuatro o más tazas de té verde, o dos o más tazas de café al día demostró una promesa significativa de reducir el riesgo de muerte para las personas con diabetes.

Esta investigación, que no pudo determinar la causa de esta relación de protección, rastreó a un total de 4.923 japoneses con diabetes tipo 2 durante un período de cinco años, cuya edad promedio era 66 años. Los participantes estaban inscritos en el Registro de Diabetes de Fukuoka, lo que es un estudio prospectivo multicéntrico que analiza el efecto de los tratamientos farmacológicos y el estilo de vida en la esperanza de vida de los pacientes con diabetes tipo 2.

Cada uno de los participantes completó un cuestionario de alimentos y bebidas de 58 ítems, que cubría el consumo diario de café y té verde. Los investigadores analizaron los resultados para quienes bebieron cualquiera de las dos bebidas, así como también para aquellos que bebieron ambas o ninguna. Los investigadores midieron estatura, peso y presión arterial de cada participante, en que se tomaron en cuenta una serie de posibles factores de riesgo subyacentes a través de muestras de sangre y orina.

En total, 607 participantes no bebieron té verde; 1143 bebió una taza al día; 1384 bebieron 2-3 tazas; y 1784 bebió 4 o más. 994 participantes no tomaron café; 1306 bebió hasta 1 taza al día; y 1660 bebió dos o más tazas. Durante el período de seguimiento de cinco años, murieron 218 hombres y 91 mujeres, principalmente de cáncer (114) y enfermedades cardiovasculares (76).

La relación entre café y té, con un riesgo reducido de mortalidad por todas las causas fue significativa incluso con las dosis más bajas registradas, pero, los beneficios aparecieron de manera dependiente de la dosis entre los participantes.

Beber hasta una taza de té verde todos los días redujo las probabilidades de muerte en un 15%, que aumentó al 27% para aquellos que bebieron 2-3 tazas al día. Beber 4 o más tazas de té verde al día se asoció con una reducción del riesgo del 40%.

Para los bebedores de café, hasta una taza diaria redujo las probabilidades en un 12%, mientras que tener una taza llena redujo en un 19% las probabilidades de muerte. Dos o más tazas redujeron las probabilidades de muerte en un 41%. Es importante destacar que los autores del estudio señalaron que las cualidades del té verde ampliamente disponible en Japón son muy diferentes a las del té verde disponible comercialmente en otras áreas, y como tal, no esperan que una investigación similar sobre poblaciones en otras regiones resulte en resultados similares.

Como estudio observacional, los investigadores no tenían forma de establecer una relación para argumentar esta reducción tan significativa del riesgo. Sin embargo, señalaron una serie de ingredientes que se han evaluado en investigaciones clínicas anteriores. El té verde contiene varios compuestos antioxidantes y moduladores de la inflamación, que incluyen cafeína, fenoles y el aminoácido teanina. A su vez, el café es bien conocido por una serie de compuestos bioactivos, incluidos los fenoles. A pesar de que las investigaciones indican sus efectos potencialmente dañinos sobre el sistema circulatorio, se cree que la cafeína afecta la producción y la sensibilidad a la insulina.

Los efectos del consumo de té verde y café de hecho pueden ser “aditivos”, de acuerdo con los resultados de los participantes que bebieron ambos, puntualizaron los autores.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *