Científicas obtienen financiamiento para estudiar toxoplasma

Las investigadoras han recibido una subvención para ayudar a determinar cómo progresa la enfermedad causada por un parásito en los animales de sangre caliente y cómo se transmite a través de los alimentos. Concretamente, un equipo del Reino Unido y Brasil recibió un financimiento estimado en £ 500.000 (US$ 686.000) del Consejo de Investigación en Biotecnología y Ciencias Biológicas y la Fundación de Amparo à Pesquisa do Estado de São Paulo (BBSRC-FAPESP).

Toxoplasma gondii es un parásito que puede infectar a todos los animales de sangre caliente. Puede causar enfermedad grave en mujeres embarazadas e inmunodeprimidas. Las personas y los animales se infectan a través de la ingestión de huevos de parásitos (ooquistes) de las heces de gatos, al comer carne poco cocida que contiene quistes de parásitos o de la madre al feto durante el embarazo. La toxoplasmosis es una de las enfermedades transmitidas por alimentos más importantes del mundo.

Este proyecto está dirigido por el Instituto de Investigación Moredun que trabaja con la Universidad de São Paulo en Brasil, la Universidad de Newcastle y Biomatemática y Estadística de Escocia.

Aumentar el conocimiento sobre la transmisión alimentaria

La subvención de tres años ayudará a mejorar la comprensión de la transmisión alimentaria y la naturaleza infecciosa de Toxoplasma gondii, en tanto la futura investigación está relacionada con la ayuda en el diseño de vacunas y el descubrimiento de fármacos.

Existe una variación en la gravedad de la enfermedad entre diferentes cepas del parásito Toxoplasma gondii de Sudamérica, de las que se sabe que causan enfermedades más graves en comparación con las que se encuentran en otras partes del mundo. Se desconocen las razones por las que algunas cepas son más graves que otras y el desarrollo de modelos de laboratorio mejorará la comprensión del proceso de infección y los factores críticos involucrados en la determinación de la virulencia.

La Dra. Clare Hamilton, del Instituto de Investigación Moredun y líder del proyecto, comentó al respecto: “Este … proyecto no solo mejorará nuestra comprensión de la virulencia de Toxoplasma en diferentes hospedadores, lo que podría ayudar a desarrollar futuras estrategias de control y desarrollo de vacunas, sino que también tiene el potencial de desarrollar nuevos sistemas basados en cultivos para evaluar la infectividad y virulencia de diferentes cepas de parásitos”.

El proyecto utilizará células y “mini-tripas” 3D (tejido intestinal completamente funcional, cultivado en laboratorio) de diferentes especies para desarrollar un sistema específico del huésped para determinar la gravedad de la infección por Toxoplasma gondii y predecir sobre cómo progresará la enfermedad.

Estudio de la carne vendida al por menor en Brasil

Este proyecto también evaluará la prevalencia de Toxoplasma gondii en un estudio de muestras de carne al por menor en São Paulo, y el nivel de infecciosidad de cualquier parásito aislado de los productos cárnicos se puede evaluar utilizando las mini tripas para ayudar a determinar el riesgo para la salud pública.

La Dra. Hilda Fátima de Jesus Pena, de la Universidad de São Paulo, afirmó que Brasil está considerado como un punto clave para la diversidad genética de Toxoplasma gondii: “Esta diversidad está relacionada con una alta incidencia de toxoplasmosis ocular en algunas regiones del país y casos severos de toxoplasmosis congénita. En general, la seroprevalencia del parásito es alta en todo el país tanto en la población humana como animal (…) Este proyecto será una gran oportunidad para investigar las cepas de Toxoplasma gondii y su viabilidad en diferentes tipos de carne consumidos por la población de São Paulo, la ciudad más grande de América del Sur en términos de población y economía”.

La toxoplasmosis no suele provocar ningún síntoma y la mayoría de las personas no se dan cuenta de que la han tenido. Algunas personas tienen síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre alta, dolor muscular, cansancio, náuseas, dolor de garganta e inflamación de los ganglios que duran de semanas a meses y luego desaparecen. Una vez que ha tenido toxoplasmosis, no puede volver a contraerla.

Noticia publicada con información de Food Safety Magazine

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *