Europa: Empresa cambia a botellas 100% rPET con etiquetas y cremallera que mejoran el reciclaje

La compañía FrieslandCampina cambió a botellas de PET totalmente recicladas (rPET) para sus bebidas lácteas Fristi, Chocomel, Yazoo y Pöttyös en febrero pasado. Las botellas de bebidas lácteas anteriores de la cooperativa láctea neerlandesa se fabricaban con un 20% de rPET.

El Director Global de Desarrollo de Envases en FrieslandCampina, Patrick Van Baal, comenta al respecto: “Estas botellas de PET ya eran reciclables, por lo que ese es el primer paso importante, pero con el paso hacia el PET 100% reciclado, ahora es en gran parte circular”.

Inicialmente FrieslandCampina se comprometió con el cambio de PET para todas sus botellas para beber en el año 2016. No sólo su circularidad es atractiva para los productores de bebidas, sino que, a diferencia del vidrio, el PET es liviano y cuenta con una baja huella de carbono. Al reutilizar el PET viejo, FrieslandCampina estima que evitará la producción de casi 1,9 millones de kg de plástico nuevo.

El departamento de I + D de FrieslandCampina también ha desarrollado una “cremallera” que facilita la separación de la etiqueta de la botella para mejorar la clasificación y el reciclaje.

La empresa afirma que ahora es la primera compañía láctea en hacer sus botellas “virtualmente circulares” para sus marcas en Países Bajos, Bélgica, Reino Unido y Hungría.

Es diferente de las botellas de agua

El envasado de bebidas lácteas tiene requisitos de conservación diferentes a los de las botellas de agua: “Nuestros productos son sensibles a la luz. Para mantener nuestros productos lácteos frescos y ricos en nutrientes durante mucho tiempo, debemos protegerlos de la luz”, indica van Baal.

Y agrega: Las etiquetas envuelven la botella por completo para bloquear la luz. “Podríamos hacer que nuestra botella sea negra por dentro para bloquear la luz, pero esas botellas no son reciclables”.

Van Baal dice que actualmente, no existen soluciones individuales para este desafío, por lo que la etiqueta de envoltura proporciona “la mejor alternativa”. La botella sigue siendo “perfectamente reciclable”, porque es transparente, no está impresa y tiene una funda fácilmente extraíble.

La eliminación de etiquetas facilita el reciclaje

La separación de las etiquetas de las botellas es fundamental. Cuando se separan a través de una máquina clasificadora, las etiquetas pueden evitar que las máquinas detecten las botellas. Además, cuando la botella y la etiqueta van juntas a la fábrica de reciclaje, las tintas y el material de la manga pueden mezclarse con el material transparente de la botella, lo que hace que el material reciclado sea menos transparente y de menor calidad.

Para facilitar la separación a los consumidores, las nuevas botellas completamente rPET cuentan con un cierre de cremallera para desvestir la etiqueta de la botella. Van Baal indica sobre este tema: “Si nos volvemos más dependientes del comportamiento del consumidor para quitar la funda, entonces debe ser muy fácil”.

La funda de cada una de las botellas de rPET de FrieslandCampina apunta claramente a la “cremallera” para que los consumidores puedan quitarla junto con la botella, la tapa y la funda para una clasificación eficiente.

Van Baal agrega que el cambio al 100 por ciento de rPET es actualmente más caro que continuar con el 20 por ciento de rPET. “Esto también se debe al bajo precio del petróleo en los últimos meses. Esto también hace que el precio del PET virgen sea considerablemente más bajo”.

Los avances en sostenibilidad de FrieslandCampina

El gigante de los productos lácteos con sede en Países Bajos está avanzando en sus esfuerzos de reciclaje, renovabilidad y reducción del uso de materias primas fósiles para los envases. Para el año 2030, FrieslandCampina tiene como objetivo reducir el 40 por ciento de los equivalentes de CO2 en (transporte a) las instalaciones de producción y el 33 por ciento en las granjas lecheras miembros en comparación con 2015. En el año 2025, el 100 por ciento de sus envases serán reciclables / reutilizables y más del 99 por ciento de los materiales de desecho se reutilizarán.

La compañía también se ha marcado objetivos a través del Pacto Plástico Europeo y holandés, además del Compromiso Global de Nuevos Plásticos, liderado por la Fundación Ellen MacArthur.

Si bien FrieslandCampina considera que su cambio a las botellas 100% rPET es un “logro crucial”, reconoce que su viaje de envases sostenibles todavía presenta “muchos acertijos por resolver”.

“Sabemos que no podemos hacer esto solos, [ni] como empresa ni como sector lácteo. Por lo tanto, estamos invitando a otras empresas a lo largo de la cadena de empaque a que se unan a nosotros en nuestro viaje para nutrir un planeta mejor y trabajar juntos para lograr ese futuro de empaque circular”, concluye Van Baal.

Noticia publicada con información de Ingredients Network

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *