Investigación detalla el primer brote de STEC en Reino Unido por hamburguesas congeladas

Investigadores han descrito que el primer brote de E. coli, productora de toxina Shiga en el Reino Unido, está relacionado con hamburguesas que afectó a 12 personas en el año 2017. Además fue el primer brote conocido en el Reino Unido asociado a hamburguesas congeladas. Cuatro pequeños brotes locales ocurrieron en Inglaterra y Gales entre los años 2009 y 2015, brotes que probablemente se debieron al consumo de hamburguesas frescas poco cocidas o contaminación cruzada fuera del hogar.

En noviembre del año 2017, Public Health England (PHE) identificó un presunto brote mediante la vigilancia de rutina, cuando se detectaron cuatro casos con aislados de E. coli O157: H7 productora de toxina Shiga (STEC) con el mismo tipo de fago, de acuerdo con el estudio publicado en la Revista Epidemiology and Infection.

La secuenciación del genoma completo (WGS) indicó que los casos probablemente estaban relacionados con una fuente común y las investigaciones incluyeron una revisión de los datos de vigilancia, un estudio de caso-caso y entrevistas de arrastre.

La cepa del brote no se había detectado en los últimos tres años de WGS de rutina para aislamientos de STEC en Inglaterra. Casi 700 casos de STEC O157: H7 se notifican anualmente en Inglaterra.

Pequeño brote con enfermedad grave

Se vieron afectadas doce personas, de las cuales ocho fueron hospitalizadas y cuatro desarrollaron síndrome urémico hemolítico (SUH), pero nadie murió. Once casos vivieron en Inglaterra y una persona era de Escocia. Nueve eran hombres y tres mujeres. Tenían entre 1 y 65 años de edad y las fechas de inicio de la enfermedad eran del 28 de septiembre al 23 de noviembre de 2017. Las hamburguesas de carne congeladas suministradas por Sainsbury’s fueron el vehículo del brote.

Las pruebas de dos muestras de hamburguesas sobrantes de los congeladores de dos cajas separadas y una muestra retenida del sitio de producción dieron positivo para la cepa del brote. Las hamburguesas indicadas por el rastreo del producto se produjeron en una sola fábrica de preparación de carne, que hacía hamburguesas congeladas para los principales supermercados del Reino Unido.

Las hamburguesas se produjeron el 5 de septiembre de 2017 con el mismo lote de material. La contaminación puede haberse limitado a una mezcla preparada en el espacio de una hora ese día. En total, se habían producido 30.252 paquetes a partir de ese lote. Varios clientes devolvieron el producto y se destruyeron 19.000 unidades.

Las investigaciones en el sitio de producción no identificaron infracciones de la legislación sobre inocuidad alimentaria. La guía de cocción en el empaque se consideró adecuada y las entrevistas con siete manipuladores de alimentos que prepararon hamburguesas para ocho casos de brotes informaron sobre buenas prácticas de almacenamiento y cocción en el hogar.

Investigación de brotes

Una investigación de caso comparó las exposiciones entre los 11 casos de brotes en Inglaterra con 537 casos primarios sin brotes (grupo de control) que no estaban asociados con viajes al extranjero u otros brotes conocidos. Este estudio identificó que Sainsbury’s fue reportado por 10 de 11 casos de brotes en comparación con 106 personas en el grupo de control. Entre las exposiciones a alimentos, más de la mitad de los casos de brotes informaron 13 categorías.

Los casos de brotes se volvieron a entrevistar mediante un cuestionario para obtener un historial alimentario más detallado. Siete pacientes entrevistados informaron sobre el consumo o manipulación de carne de res cruda destinada a cocinar, que incluía uno o más productos de hamburguesas, carne de res picada, pasteles de res, bistec y rosbif.

Tras la generación de hipótesis, los casos se volvieron a entrevistar mediante un cuestionario específico y se preguntó sobre el consumo o manipulación de productos sospechosos. De 10 casos cuestionados nuevamente en diciembre sobre hamburguesas y productos picados, nueve informaron haber comido hamburguesas congeladas cocidas de Sainsbury’s y uno de otro minorista.

Sainsbury’s revisó el historial de compras de seis casos con datos de tarjetas de fidelización. Esto confirmó que cuatro de ellos habían comprado hamburguesas congeladas de la propia marca del minorista entre agosto y noviembre de 2017. El historial de compras en línea de otra persona indicó que habían pedido un tipo diferente de hamburguesas frescas de la marca Sainsbury’s.

A partir de los datos de la tarjeta de fidelización y las entrevistas con los pacientes, los detalles del producto estaban disponibles para 10 de 12 casos. Nueve informaron hamburguesas de Sainsbury’s, siete una hamburguesa congelada de marca propia específica y dos un producto de hamburguesa fresca de marca propia.

El minorista realizó pruebas de laboratorio adicionales sobre las instrucciones de cocción. La FSA concluyó que si se siguieran adecuadamente las instrucciones de cocción, se alcanzaría la temperatura necesaria y esa orientación tendría un margen de seguridad adecuado.

Los investigadores indicaron al respecto: “Debido a la variación en las prácticas de cocción y el rendimiento de los aparatos de cocción, y al no seguir las instrucciones de cocción o evitar la contaminación cruzada en el hogar, sospechamos que se subestiman los casos esporádicos de STEC relacionados con hamburguesas congeladas cocinadas en casa”, dijeron los investigadores.

Noticia publicada con información de Food Safety News

, , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *