Expertos descubren cómo revive Vibrio parahaemolyticus latente

Investigadores ingleses han descubierto cómo un tipo de bacteria Vibrio puede permanecer inactiva y luego “despertarse”.

Vibrio parahaemolyticus es una bacteria marina que puede causar gastroenteritis cuando se consumen mariscos crudos o poco cocidos contaminados, como ostras y mejillones. Esta bacteria es capaz de volverse inactiva en malas condiciones de crecimiento, como temperaturas frías y puede permanecer en estado de hibernación durante largos períodos de tiempo antes de resucitar. Este modo inactivo también se conoce como un estado viable pero no cultivable (VBNC por su sigla en inglés).

Vibrio parahaemolyticus generalmente crece en ambientes marinos cálidos y tropicales, pero debido al aumento de la temperatura del mar en los últimos años, ahora prevalece en aguas del Reino Unido durante los meses de verano boreal. En el estudio, el estado de VBNC se indujo en Vibrio parahaemolyticus mediante la restricción de nutrientes y la disminución de la temperatura para imitar las condiciones del medio ambiente durante tiempos de crecimiento considerados como deficientes.

Bacterias capaces de revivir y causar enfermedades

Los científicos de la Universidad de Exeter identificaron una población de estas células inactivas que son mejores para despertarse y han descubierto una enzima involucrada en el proceso. Su artículo fue publicado en la revista PLOS Pathogens.

La autora principal, Sariqa Wagley, de la Universidad de Exeter, comentó que la mayoría de estas bacterias mueren cuando encuentran malas condiciones de crecimiento, pero las subpoblaciones pueden permanecer inactivas: “Descubrimos que esta población tiene una mejor capacidad para revivir cuando las condiciones mejoran. Nuestras pruebas muestran que cuando estas bacterias latentes reviven, son igualmente virulentas y capaces de causar enfermedades”.

Los hallazgos tienen implicaciones para la seguridad de los mariscos, porque las células inactivas no son detectables mediante pruebas de detección microbiológica de rutina y la carga bacteriana real, o la cantidad de bacterias, podría subestimarse.

Los resultados indicaron que subpoblaciones particulares de Vibrio parahaemolyticus pueden permanecer en el estado de VBNC durante períodos prolongados y pueden resucitarse más de dos semanas después de su formación, mientras que algunas células pueden resucitarse hasta por 50 días.

Bacterias inactivas más difíciles de detectar

Wagley afirmó: “Cuando están inactivas, estas bacterias cambian de forma, reducen las actividades respiratorias y no crecen como bacterias saludables en las placas de agar utilizadas en las pruebas de laboratorio estándar, por lo que son mucho más difíciles de detectar. Usando una variedad de herramientas, pudimos encontrar bacterias inactivas en muestras de mariscos y cultivos de laboratorio y observar su contenido genético para buscar pistas sobre cómo podrían sobrevivir durante largos períodos. Nuestros resultados también pueden ayudarnos a predecir las condiciones que necesitan las bacterias inactivas para revivir”.

Los investigadores utilizaron larvas de polilla de la cera para evaluar la virulencia de Vibrio parahaemolyticus y muestras de camarones para probar métodos en mariscos.

Trabajando con la industria pesquera, el equipo de Exeter identificó una enzima lactato deshidrogenasa que descompone el ácido láctico en piruvato, un componente clave de varias vías metabólicas, que son reacciones químicas en una célula. Los hallazgos sugieren que la lactato deshidrogenasa es esencial para mantener la latencia bacteriana y la reanimación de nuevo a una forma activa.

Noticia publicada con información de Food Safety News

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *