La deficiencia de vitamina D es relacionada con riesgo de discapacidad

De acuerdo con un estudio epidemiológico publicado en Journal of Nutrition, la deficiencia de vitamina D aumenta la probabilidad de que los adultos mayores sanos tengan una incidencia de discapacidad.

En una investigación cuyo seguimiento duró 4 años, llamada ELSA (English Longitudinal Study of Aging) y en la que participaron personas de 50 años o más, la deficiencia de vitamina D aumentó significativamente el riesgo de incidencia de “discapacidad en las actividades básicas de la vida diaria”, este riesgo era independiente del sexo.

Las concentraciones de vitamina D de los participantes del estudio se evaluaron mediante mediciones séricas y se clasificaron como suficientes o deficientes de acuerdo con un umbral de 30 nmol / L. Se consideró una discapacidad el informe de cualquier dificultad para realizar una o más actividades dentro del índice de Actividades Básicas de la Vida Diaria.

Si bien las anteriores investigaciones transversales han demostrado esta relación, ninguno de estos estudios había sido un estudio longitudinal que hiciera comparaciones durante un período de tiempo prolongado.

Los autores indicaron que el rol de la vitamina D en el sistema musculoesquelético es uno de los principales mecanismos por los que creen que se produce este riesgo: “Las concentraciones bajas de 25 (OH) D en suero disminuyen la expresión de genes responsables de la miogénesis y reducen la síntesis de proteínas contráctiles musculares y la entrada de [calcio] en el retículo sarcoplásmico de las células musculares”, dijeron los autores. “Estos mecanismos biológicos comprometen el mecanismo de reparación muscular, alteran la cinética de la contracción muscular y comprometen la función musculoesquelética. También conducen a una disminución de la fuerza y ​​masa muscular y causan atrofia, especialmente para las fibras musculares de tipo II. El daño al sistema musculoesquelético puede comprometer el rendimiento de las BADL [actividades básicas de la vida diaria] y representa un factor de riesgo de discapacidad”.

Además y debido a que la vitamina D es necesaria para una función inmunológica saludable, los autores teorizaron que la deficiencia podría resultar en una inflamación sistémica crónica de bajo grado que podría contribuir a condiciones como hipertensión, diabetes, obesidad y cáncer, en que estos múltiples mecanismos representan factores de riesgo adicionales para el desarrollo de la discapacidad.

Independientemente de las limitaciones presentes en esta investigación, como que todos los síntomas de discapacidad sean autoinformados, una tasa de abandono que podría haber inducido una pequeña fuente de sesgo y la falta de datos sobre cuestiones que podrían reducir las concentraciones de vitamina D, los autores concluyeron que mantener concentraciones suficientes de esta vitamina podría ayudar a prevenir el desarrollo de discapacidad en personas de 50 o más años de edad.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *