El estado de vitamina D y K está relacionado a la mortalidad por todas las causas y las medidas subclínicas de la salud del corazón

Un ensayo clínico publicado en el Journal of Nutrition, investigadores encontraron que en un grupo de adultos mayores que presentaron un estado bajo de vitamina D y K se asoció con un aumento de las enfermedades cardiovasculares, la mortalidad por todas las causas y un aumento del índice de masa del ventrículo izquierdo (un marcador negativo) de la salud cardiovascular).

El estudio reclutó a 601 participantes del estudio Hoorn, que tenían una edad media de 70 años y con un 50,4% de mujeres. 321 de los participantes se sometieron a un cardiograma entre los años 2000-2001 y 2007-2009, con su estado de vitamina D y K probado desde el inicio hasta el año 2018. Estos estados de vitamina luego se relacionaron con medidas ecocardiográficas, así como también con la mortalidad por todas las causas, con los resultados se ajustaron para una serie de variables de confusión.

Después del seguimiento de siete años, investigadores encontraron que una combinación de estado adecuado de vitamina D y K resultó en diferencias significativas en resultados positivos en relación con el índice de masa del ventrículo izquierdo, la mortalidad cardiovascular y por todas las causas, en comparación con los participantes que tenían estados bajos en una o ambas vitaminas evaluadas.

Los autores del ensayo indicaron al respecto: “Hasta donde sabemos, la asociación entre el estado combinado de vitamina D y K y las medidas ecocardiográficas no se ha estudiado antes. Se ha investigado una combinación de niveles bajos de vitamina D y K en relación con otros parámetros de la salud cardiovascular, como la presión arterial y la rigidez vascular, con resultados comparables a los de nuestro estudio”.

Los autores explicaron que la relación sinérgica observada del estado bajo de vitamina D y K con la remodelación cardíaca podría explicarse por la capacidad de la vitamina K para inhibir la calcificación de los tejidos blandos en las arterias, lo que podría crear una forma de rigidez arterial que eleva el riesgo de hipertrofia y remodelación cardíaca. La vitamina D se ha asociado durante mucho tiempo con un riesgo reducido de enfermedad cardiovascular debido a su papel en el metabolismo del calcio; la deficiencia de esta vitamina se asocia con hipertensión arterial, diabetes tipo 2, hipertrofia ventricular izquierda y una mayor incidencia de insuficiencia cardíaca.

Y se llegó a la conclusión de que la deficiencia conjunta de vitamina D y K se relacionó con un mayor riesgo de muerte que la deficiencia de cualquiera de las vitaminas solas, porque sólo se observó una asociación continua entre el estado de vitamina K y la mortalidad en el contexto de un nivel bajo de vitamina D.

Los autores finalizaron que sus hallazgos deberían continuar informando y justificando futuras investigaciones sobre la suplementación con vitamina D y K y su impacto en los resultados de las enfermedades cardiovasculares y cardíacas.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *