Expertos identifican los factores detrás del brote de Listeria en Alemania

Una investigación ha ofrecido más detalles sobre un brote de Listeria de varios años que está relacionado con productos cárnicos de una empresa en Alemania. Estados Unidos fue uno de los 20 países que recibieron esta carne contaminada. El objetivo de este trabajo fue verificar y describir un grupo de pacientes con listeriosis e identificar los factores que llevaron al brote. El grupo se denominó “Sigma1”. Los hallazgos se publicaron en la revista Clinical Microbiology and Infection.

De acuerdo con los investigadores, el brote subraya la vulnerabilidad de pacientes hospitalizados a las enfermedades transmitidas por alimentos y muestra que estos productos pueden representar un alto riesgo de contaminación por Listeria monocytogenes no deben ofrecerse a las personas vulnerables.

En Alemania existen recomendaciones sobre el servicio de comidas para personas en centros sanitarios y otras instituciones. Los expertos afirman que la carga de listeriosis adquirida en los centros sanitarios podría reducirse si los operadores aplicaran correctamente las orientaciones existentes sobre la seguridad del servicio de comidas.

Tres muertes en Alemania; ninguna enfermedad en otro lugar

El brote de listeriosis tuvo 39 casos relacionados genéticamente entre los años 2014 y 2019. Tres personas murieron. Las enfermedades ocurrieron en 11 de los 16 estados federales de Alemania. No se detectaron más pacientes después de la retirada de productos cárnicos y el cierre de Wilke Waldecker Fleisch und Wurstwaren en octubre de 2019.

Estados Unidos fue uno de los 20 países que fueron listados por haber recibido carne de Wilke, pero ninguno de ellos informó sobre enfermedades. Los investigadores explicaron que esto fue sorprendente dado el volumen de exportación de los productos de la empresa y la contaminación a largo plazo en la planta de producción.

En Alemania, se detectó retrospectivamente una enfermedad temprana en el año 2014, así como algunas entre 2016 y 2017. Se produjeron 21 casos de brotes en 2018 y nueve en 2019. La última aparición conocida de síntomas en un paciente con Sigma1 fue a mediados de julio de 2019.

De estos brotes, veintiún casos fueron hombres y 18 mujeres. Tenían entre 31 y 91 años de edad. No hubo casos relacionados con embarazo. Dieciocho personas murieron y se informó que la listeriosis fue la principal causa de muerte para tres personas. Veinticinco personas fueron hospitalizadas a causa de la listeriosis. Dos contrajeron meningitis y 16 desarrollaron sepsis. De 39 casos de brotes, 25 fueron invitados a una entrevista, pero 19 se negaron. Se recuperaron los datos de seis, una entrevista de caso y cinco entrevistas con familiares o cuidadores. De estas entrevistas no hubo indicios de alimentos de consumo común. Sin embargo, varios casos habían estado en instalaciones de atención de la salud como hospitales o centros de rehabilitación antes de la aparición de la listeriosis por otras razones médicas. Los casos de brotes no ocurrieron todos en un solo establecimiento de salud, sino que se propagaron en muchos diferentes, en su mayoría con un solo paciente por institución.

Suministro a instalaciones sanitarias

En total, 13 casos tuvieron una estadía hospitalaria en 12 instalaciones diferentes durante el período de incubación, ocho no y se desconoce la información de seis casos. Otros doce pacientes informaron haber estado en un centro de atención médica antes de la listeriosis, pero no se pudo verificar si fue durante el período de incubación del brote.

La distribución de productos alimenticios de esta empresa a supermercados y restaurantes podría explicar los casos de brotes sin vínculos conocidos con un centro de atención médica.

Las autoridades locales de inocuidad alimentaria obtuvieron información sobre el suministro de alimentos en seis establecimientos de salud. Se priorizaron los alimentos listos para el consumo (RTE) que tienen una mayor probabilidad de contaminación por Listeria monocytogenes y se analizó su suministro a los establecimientos de salud.

Esto identificó a Wilke como la empresa que suministró una gama de diferentes productos de salchichas listas para su consumo a los seis centros de atención médica investigados a través de diferentes empresas.

Se aisló Listeria monocytogenes a partir de productos de Wilke y la secuenciación mostró una relación muy estrecha entre los aislamientos clínicos de Sigma1 con seis aislamientos de productos embutidos y un aislado del entorno de producción. Las investigaciones del seguimiento realizadas por autoridades sugirieron importantes violaciones de la higiene y una contaminación generalizada con Listeria monocytogenes en la planta de producción.

El trabajo recibió financiamiento como parte del proyecto NOVA en el Programa Conjunto Europeo One Health. Este proyecto de tres años que comenzó en 2018 está desarrollando herramientas y métodos de vigilancia, así como también armonizando y optimizando el uso de los datos del sistema de vigilancia existente.

Sobre las infecciones por Listeria

Es posible que los alimentos contaminados con Listeria monocytogenes no se vean en mal estado o tengan olor a descomposición, pero aun así pueden causar infecciones graves y, a veces, potencialmente mortales. Cualquier persona que tenga síntomas de infección por Listeria y crea que podría haber estado expuesta debe buscar tratamiento médico e informar a sus médicos sobre la posible exposición. Pueden pasar hasta 70 días después de la exposición a Listeria para que se desarrollen los síntomas de la listeriosis.

Los síntomas de la infección por Listeria pueden incluir vómitos, náuseas, fiebre persistente, dolores musculares, dolor de cabeza intenso y rigidez del cuello. Se requieren pruebas de laboratorio específicas para diagnosticar las infecciones por Listeria, que pueden simular otras enfermedades.

Mujeres embarazadas, ancianos, niños pequeños y personas (como pacientes con cáncer, que tienen el sistema inmunológico debilitado) tienen riesgo particular de sufrir enfermedades graves, infecciones potencialmente mortales y otras complicaciones. Si bien las mujeres embarazadas infectadas pueden experimentar solo síntomas leves, parecidos a los de la gripe, sus infecciones pueden provocar un parto prematuro, una infección del recién nacido o incluso la muerte fetal.

Noticia publicada con información de Food Safety News

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *