Investigación de la FSA muestra que las empresas alimentarias del Reino Unido mejoran en el manejo de alérgenos

Una investigación de la Agencia de Normas Alimentarias (FSA) asevera que la gran mayoría de las empresas alimentarias en el Reino Unido cuentan con algún tipo de política sobre el etiquetado de alérgenos y casi todas tenían procesos para verificar los ingredientes alergénicos. Concretamente, este estudio ha descubierto que el manejo de alérgenos en las empresas alimentarias ha mejorado significativamente desde que entraron en vigor las nuevas regulaciones en 2014. Las regulaciones obligan a proporcionar información a los consumidores sobre la presencia de 14 ingredientes alergénicos en los alimentos.

Estos hallazgos revelan una mejora sustancial en el suministro de información sobre alérgenos y una mayor inocuidad alimentaria para los consumidores. El informe encontró que hubo una mejor provisión de información sobre alérgenos: la gran mayoría de los 2,303 operadores de empresas de alimentos encuestados dijeron que brindan información escrita o verbal sobre cada uno de los 14 alérgenos que venden.

Además, el 95 por ciento de las empresas alimentarias dijeron que tienen una política escrita (83%) o informal (12%) sobre el etiquetado de alérgenos, frente al 60% en 2012. Esto incluye a una gran mayoría de comerciantes del mercado. De los 55 comerciantes del mercado encuestados, el 93 por ciento tenía políticas escritas (78 por ciento) o informales (15 por ciento).

El informe de la FSA también encontró que las empresas también han mejorado cuando se trata de verificar los ingredientes alergénicos. Casi todas (99,9 por ciento) de las empresas de alimentos tenían procesos para verificar si un producto contiene ingredientes alergénicos, frente al 92 por ciento en 2012. Casi nueve de cada diez empresas de alimentos (86 por ciento) verifican o auditan los ingredientes que obtienen de proveedores y mayoristas (71 por ciento en 2012).

Además se ha puesto a disposición del personal más formación. La mitad de las empresas alimentarias habían recibido capacitación formal sobre alérgenos alimentarios (49%), frente a un tercio (34%) que informó esto en 2012. Casi todos los operadores de empresas alimentarias proporcionaron al personal información sobre alérgenos (99%), más comúnmente a través de capacitación verbal (90%).

Al respecto, la directora de políticas de la FSA, Rebecca Sudworth, comenta: “En la FSA queremos hacer del Reino Unido un lugar donde los alimentos sean seguros, donde se pueda confiar en la información sobre alergias y donde los consumidores hipersensibles a los alimentos estén incluidos en nuestra cultura alimentaria”.

Y agrega: “Estamos muy contentos de encontrar evidencia de un cambio en las prácticas comerciales, donde la gestión de alérgenos se ha convertido en parte del trabajo diario, en lugar de una ocurrencia tardía. Pero todavía queda mucho por hacer. Se estima que 2,6 millones de personas viven con una alergia alimentaria diagnosticada en el Reino Unido, con más personas hospitalizadas cada año por una alergia o intolerancia alimentaria que por una enfermedad transmitida por los alimentos. Por eso seguimos trabajar con las empresas alimentarias para inculcar la comprensión de los alérgenos y por qué nuevas leyes entrarán en vigor más adelante en el año que requieren el etiquetado de alérgenos en los alimentos preenvasados ​​para la venta directa”.

En octubre de 2021 entrará en vigor la Ley de Natasha, que requerirá que las empresas alimentarias proporcionen un etiquetado de alérgenos en los alimentos preenvasados para la venta directa: Alimentos que han sido envasados antes de ser puestos a la venta en el mismo local desde el que se venden como un sándwich o una ensalada. Este es el resultado de una revisión en todo el Reino Unido después de la muerte de la adolescente Natasha Ednan-Laperouse causada por una reacción alérgica causada por una baguette de que no requirió etiquetado de alérgenos.

La investigación de la FSA sugiere que el 64% de las empresas alimentarias que venden alimentos preenvasados para la venta directa están al tanto de los cambios de etiquetado que deben entrar en vigor y el 62% ya proporciona etiquetas de ingredientes completos en estos alimentos que venden.

La FSA dice que trabajará en estrecha colaboración con las empresas alimentarias para asegurarse de que estén todas preparadas para los cambios que entrarán en vigor en octubre de este año. En este enlace está disponible la orientación de la FSA.

Noticia publicada con información de New Food Magazine

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *