Europa: Datos muestran que la resistencia de las bacterias transmitidas por alimentos a los antimicrobianos sigue siendo alta

Los datos sobre la aparición de resistencia a los antimicrobianos en infecciones humanas por Salmonella y Campylobacter en Europa han revelado pocos avances. El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) creen que la resistencia aún es alta en las bacterias que causan infecciones transmitidas por alimentos.

Los datos de 2018 y 2019 sobre la resistencia a los antimicrobianos (RAM) en bacterias zoonóticas e indicadoras de seres humanos, animales y alimentos son recopilados anualmente por los estados miembros de la Unión Europea y analizados por la EFSA y el ECDC.

El seguimiento del año 2018 se centró en aves de corral, canales y la carne derivadas, mientras que en 2019 el objetivo fueron los cerdos y terneros menores de 1 año y su carne.

La notificación de la RAM incluyó datos sobre aislados de Salmonella, Campylobacter y E. coli indicadora, así como también del seguimiento de aislados de E. coli presuntamente productores de BLEE / AmpC / carbapenemasas.

Salmonella y Campylobacter

En humanos, se informó una alta resistencia a la ciprofloxacina, un antibiótico comúnmente utilizado para tratar varios tipos de infecciones, principalmente para Salmonella Kentucky. En los últimos años, la Salmonella Enteritidis resistente al ácido nalidíxico y / o ciprofloxacino se ha informado cada vez más en varios países.

De acuerdo con los expertos, la creciente aparición de resistencia a las fluoroquinolonas y quinolonas en estos tipos de Salmonella probablemente refleja la propagación de cepas particularmente resistentes.

En Salmonella spp. de casos humanos en el año 2019, la resistencia a ampicilina, sulfonamidas y tetraciclinas se mantuvo en niveles altos en general, mientras que la resistencia a las cefalosporinas de tercera generación fue baja, 1,8 por ciento y 1,2 por ciento para cefotaxima y ceftazidima, respectivamente.

Sólo ocho países probaron la resistencia a los antimicrobianos azitromicina y tigeciclina de última línea, pero la resistencia fue baja entre Salmonella spp. alrededor del 1%.

En tanto, para el Campylobacter, la resistencia a la ciprofloxacina es tan común en la mayoría de los países que este antimicrobiano tiene un uso limitado en el tratamiento de tales infecciones en humanos. La proporción de aislados de Campylobacter jejuni humanos resistentes a la eritromicina fue baja (1,5 por ciento) pero superior en Campylobacter coli (12,9 por ciento).

Se observaron altas proporciones de resistencia a la tetraciclina en Campylobacter jejuni y coli. Los países informaron niveles bajos de resistencia a la gentamicina, excepto Italia para Campylobacter coli.

Múltiples resistencias y tendencias a lo largo del tiempo

La resistencia combinada a dos antimicrobianos de importancia crítica, fluoroquinolonas y cefalosporinas de tercera generación en Salmonella y fluoroquinolonas y macrólidos en Campylobacter, sigue siendo baja. Estos antimicrobianos se usan comúnmente para tratar infecciones graves por Salmonella y Campylobacter en humanos.

La resistencia a múltiples fármacos (MDR) fue alta en general con un 25,4% entre Salmonella spp. de casos humanos. Se informó con mayor frecuencia entre Salmonella Typhimurium monofásica 1,4, [5], 12: i: – y Salmonella Kentucky en alrededor del 73%. Once aislamientos fueron resistentes a ocho de las nueve sustancias analizadas, solo susceptibles al meropenem.

La MDR en los aislados probados para cuatro clases de antimicrobianos (fluoroquinolonas, macrólidos, tetraciclinas y aminoglucósidos) fue en general baja en Campylobacter jejuni pero moderada en Campylobacter coli. La más común fue la resistencia tanto a la ciprofloxacina como a la tetraciclina.

Entre los años 2015 a 2019, se observó una disminución en la resistencia a ampicilina y tetraciclinas en aislados de Salmonella de humanos en ocho y once estados miembros, respectivamente. Las tendencias crecientes en la resistencia fueron más comunes que las disminuciones para ciprofloxacina / quinolonas y tetraciclina en Salmonella Enteritidis y ampicilina en Salmonella Infantis.

Se observaron tendencias crecientes de resistencia a las fluoroquinolonas en Campylobacter jejuni en nueve países y en Campylobacter coli en dos. En general, la resistencia a la tetraciclina aumentó pero la resistencia a la eritromicina disminuyó.

Además se ha observado una tendencia decreciente en la prevalencia de E. coli productora de betalactamasa de espectro extendido (BLEE) en muestras de animales productores de alimentos de 13 países entre los años 2015 y 2019. Esto es importante ya que las cepas particulares de E. coli productoras de BLEE .coli son responsables de infecciones graves en los seres humanos, señalaron los expertos.

Noticia publicada con información de Food Safety News

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *