La intervención de vegetales de hoja verde reduce el marcador de riesgo de cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal (CCR) se encuentra entre los tipos de cáncer más comunes: Se espera que aproximadamente 1 de cada 23 hombres y 1 de cada 25 mujeres sean diagnosticadas con este tipo de cáncer en algún momento de su vida.

Durante años, investigadores han estudiado qué intervenciones nutricionales podrían reducir el riesgo de contraer esta enfermedad y han descubierto que la carne roja o procesada es uno de los mayores causantes del aumento de la probabilidad de desarrollarla. De acuerdo con una investigación, las verduras de hoja verde ricas en vitaminas, minerales y nitratos son la mejor sustitución de las carnes rojas o procesadas para mitigar el riesgo de cáncer colorrectal, según lo dicho por una intervención dietética de 12 semanas.

Los autores de la investigación comentan al respecto: “Las estimaciones mundiales más recientes de la incidencia y la mortalidad por cáncer colocan al cáncer colorrectal como el cuarto cáncer más prevalente y el segundo más mortal en todo el mundo. El patrón dietético” occidental “rico en carne y bajo contenido de vegetales es más común en los países desarrollados y en desarrollo y está directamente asociado con el riesgo de CCR, con un metaanálisis reciente de 28 estudios que indica un 30% más de riesgo de CCR para los adultos que consumen este patrón dietético”.

En el ensayo, realizado por investigadores de la Universidad de Alabama y publicado en la revista Nutrients, los expertos postularon que las verduras de hoja verde podrían reducir el riesgo de daño del ADN colónico inducido por la carne roja, reduciendo a su vez el riesgo de esta enfermedad.

Se reclutó a 50 participantes y se les inscribió en el ensayo de 12 semanas, porteriormente se les asignó aleatoriamente a un grupo de control o a un grupo en el que los participantes tenían que consumir una taza de verduras de hoja verde cocidas diariamente, sin alterar ningún otro elemento de su dieta, incluido el consumo de carne roja. Después de cuatro semanas, el grupo de intervención recibió instrucciones de volver a su dieta normal durante las ocho semanas restantes. Los requisitos para participar en este estudio eran que los participantes tuvieran un IMC elevado y un alto consumo habitual de carne roja, dos de los factores de riesgo de cáncer colorrectal más conocidos.

Durante el ensayo, los investigadores evaluaron a los participantes en cuatro visitas del estudio, incluyendo antropometría, muestras de heces y de sangre. Los investigadores descubrieron que, en general, el grupo de intervención experimentó un aumento de las concentraciones plasmáticas de vitamina K1, con una disminución tanto de la 8OHdG circulante como de la fecal (un biomarcador crítico del daño oxidativo del ADN) y del TNFa (factor de necrosis tumoral a), una citoquina utilizada por el sistema inmunitario que sugiere daños inflamatorios.

Los autores puntualizan: “Este es el primer ensayo que evalúa los efectos de una intervención dietética con alto contenido de GLV (verduras de hoja verde) en adultos con un IMC elevado y un alto consumo habitual de RM que tienen un mayor riesgo de CCR”. Estos efectos, además de los aumentos de vitamina K1 y la reducción de la inflamación sistémica, fueron especialmente pronunciados en cinco participantes que inmediatamente comenzaron a consumir vegetales de hoja verde de forma elevada, incluso durante el período de control, cuando se les indicó que reanudaran sus dietas normales.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *