Una encuesta indica que el público está más consciente de la inocuidad alimentaria desde que comenzó la pandemia

De acuerdo con una encuesta realizada en el Reino Unido, se ha dado un cambio en la confianza de los consumidores en torno a la seguridad e higiene alimentaria debido al Covid-19. Y cuando se come fuera de casa, los hallazgos muestran una mayor conciencia de la seguridad e higiene de los alimentos, según la BSI (British Standards Institution).

Un sondeo realizado por YouGov para la BSI entre 2.182 adultos del Reino Unido a través de Internet, tras el programa gubernamental “Eat out To Help Out”, reveló que más de la mitad de los consumidores afirman haberse vuelto más concientes más sobre la seguridad e higiene de los alimentos en los establecimientos de venta de comida desde que comenzó la pandemia. Este programa se puso en marcha en agosto del año pasado, ofrecendo reducciones en el costo de la comida y las bebidas no alcohólicas consumidas en los negocios participantes.

Los pubs, las cadenas de restaurantes, las cafeterías y restaurantes independientes eran los lugares que más preocupaban a los encuestados. Se ha permitido que estos sitios vuelvan a abrir al aire libre desde mediados de abril.

Problema de confianza

Más del 75% de los entrevistados señalaron que la falta de confianza en la higiene de un establecimiento les impediría comer allí y el 65% dijo que evitarían comer en un lugar si no confiaban en los estándares de inocuidad alimentaria del establecimiento.

Los encuestados recibieron con agrado una evaluación del sitio por parte de proveedores externos como algo que ayudaría a restablecer su confianza.

Un tercio de las personas que comen fuera o reciben comida a domicilio dijeron que encontrarían satisfactoria la declaración del establecimiento sobre sus medidas de seguridad para el Covid-19. Más de la mitad informó que la certificación de un proveedor externo aumentaría su confianza y el 54% explicó que un “BSI Kitemark” ayudaría a reconstruir su confianza en los estándares de higiene y seguridad alimentaria.

El director de EMEA para la cadena de suministro de alimentos y minoristas en BSI, Richard Werran, comentó que la mayoría de las organizaciones están teniendo mucho cuidado en los preparativos, que harán todo lo posible para garantizar que el personal y los clientes estén seguros: “Alentamos a todas las organizaciones de servicios de alimentos a que se apoyen en gran medida en la guía de mejores prácticas e inculquen una cultura sólida de seguridad alimentaria. De acuerdo con el programa de certificación higiénica de BSI, recomendaría realizar una limpieza profunda, no solo en las áreas de preparación de alimentos, sino también en la limpieza y el mantenimiento de todos los electrodomésticos y dispensadores, en busca de la entrada de plagas. Esto demostrará el compromiso de poner la salud de colegas y clientes en primer lugar, proporcionando a los consumidores la tranquilidad que tanto necesitan”.

Preocupaciones por alimentos de origen vegetal

Mientras, otra encuesta realizada por la compañía de nutrición Kerry encontró que la preocupación pública por la inocuidad de los alimentos está aumentando, impactada por COVID-19, que destaca la compleja naturaleza de las cadenas de suministro de alimentos globales.

Los resultados de la investigación sobre actitudes de los consumidores de América del Norte revelaron que la carne fresca sigue siendo el producto principal para las preocupaciones de seguridad pública y dos tercios lo citan como su principal preocupación en la categoría de alimentos.

Kerry indica que aproximadamente la mitad de los consumidores tienen preguntas sobre la seguridad de las alternativas a la carne de origen vegetal y que les preocupan las alternativas a los lácteos a base de plantas. La inocuidad alimentaria en el espacio de la carne de origen vegetal aún no está tan regulada como la producción convencional: “Debido a la amplia gama de sustratos utilizados, las carnes de origen vegetal pueden tener una susceptibilidad diversa al deterioro microbiano. Al igual que sus contrapartes a base de carne, tienen un pH casi neutro, un alto contenido de proteínas y humedad, por lo que es imperativo que se implementen los mecanismos de control microbiológico adecuados”.

El presidente y director ejecutivo de Applied Health and Nutrition en Kerry, Neil Cracknell, comentó que COVID-19 ha acelerado una tendencia subyacente de atención del consumidor a la inocuidad alimentaria: “Los consumidores quieren que la industria alimentaria les asegure cómo se obtuvieron los alimentos, cómo se produjeron y cómo se protegieron, tanto desde una perspectiva microbiológica como cada vez más desde una perspectiva física”.

Noticia publicada con información de Food Safety News

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *