Recubrimientos de papel bioactivos para reemplazar el plástico en el envasado de alimentos

La cantidad de residuos plásticos aumenta cada año. Parte de este desperdicio se debe a los envases de plástico que se utilizan para proteger los alimentos. Como parte del proyecto “BioActiveMaterials”, los investigadores de Fraunhofer-Gesellschaft han desarrollado un recubrimiento ecológico para envases de papel. Con esto, no sólo se ahorra plástico, sino que el recubrimiento de proteínas y ceras de origen vegetal también prolonga la vida útil de los alimentos. Después de su uso, el embalaje puede ir a la papelera de reciclaje de papel para su eliminación.

Actualmente, quienes compran alimentos en tiendas que ofrecen descuentos casi siempre comprarán también envases de plástico. Sin embargo, los plásticos a base de aceite mineral están contribuyendo a la creciente montaña de desechos. En Alemania, sólo en 2017 se generó un total de 38,5 kilogramos de residuos de envases de plástico per cápita. Estos desechos plásticos flotan en los océanos o se exportan a países asiáticos o africanos para su eliminación. Expuestos a factores ambientales, estos grandes artículos de plástico se descomponen en microplásticos, que eventualmente se abren camino hacia la cadena alimentaria. Por tanto, reducir los envases de plástico también en el sector alimentario es una cuestión de necesidad.

El Instituto Fraunhofer de Ingeniería de Procesos y Envasado IVV y el Instituto Fraunhofer de Ingeniería Interfacial y Biotecnología IGB han presentado ahora una solución innovadora y sostenible para el envasado de alimentos. Al igual que con los envases convencionales, mantiene los alimentos frescos durante más tiempo. Sin embargo, el nuevo envase no incluye plástico alguno. Después de su uso, se puede reciclar sin problemas.

Las proteínas, ceras y antioxidantes prolongan la vida útil de los alimentos

En el proyecto “BioActiveMaterials”, los investigadores utilizan papel como material base para producir materiales de embalaje típicos y funcionales: Bolsas resellables o papel de envolver. El papel se suministra con un recubrimiento especial mediante procesos estándar. Los investigadores fabrican este recubrimiento a partir de proteínas y ceras con aditivos de base biológica. La formulación especial de este recubrimiento, que ofrece estabilidad a largo plazo, realiza varias funciones al mismo tiempo.

Los papeles estucados desarrollados como parte del proyecto “BioActiveMaterials” son una alternativa a los envases que se utilizan actualmente para todo tipo de alimentos, ya sean frutas y verduras, carnes y pescados, quesos o incluso confitería. Los consumidores pueden almacenar y manipular los alimentos envasados en papel exactamente de la misma manera que los alimentos envasados en plástico en la actualidad. “Nuestros envases de papel también son adecuados para productos que deben refrigerarse, como la carne, por ejemplo. La función antioxidante permanece”, añade Müller. Este envase se puede utilizar incluso para alimentos congelados. “Después de su uso, el embalaje se coloca en la papelera de reciclaje de papel usado, el revestimiento es biodegradable y no impide el proceso de reciclaje”, indica la Dra. Cornelia Stramm, jefa de departamento del Instituto Fraunhofer de Ingeniería de Procesos y Embalaje IVV.

Noticia publicada con información de Fresh Plaza

, , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *