BioNanocel: Envase alimentario con residuos de cultivos

El centro tecnológico español Andaltec desarrolla el proyecto de I+D, BioNanocel. Su objetivo consiste en desarrollar envases plásticos activos biobasados para la industria alimentaria; a partir de celulosa obtenida de residuos de biomasa vegetal. El proyecto, financiado por la Junta de Andalucía, ha completado ya su primera fase. En la misma se ha preparado el procedimiento para extraer celulosa de residuos agrícolas muy abundantes en Andalucía; tales como la poda de olivo, el cañón de girasol o la madera del algodón.

El proyecto se ha centrado especialmente en los subproductos del olivar, porque esta región es la mayor productora mundial de aceite de oliva. Tras la extracción de la celulosa, ahora los investigadores trabajan para utilizar dicho material. Primero, para obtener a partir del mismo un biopolímero termoplástico. En segundo lugar, para transformar esta materia prima en un aditivo que mejore las propiedades finales del material.

Así y de acuerdo con el investigador principal del proyecto BioNanocel, José Antonio Rodríguez, ya han conseguido optimizar el método de extracción de la celulosa, que es un punto crítico del proyecto; y ahora están llevando a cabo la caracterización de dicha celulosa, afrontando la siguiente fase de síntesis de los derivados adecuados.

Más detalles del proyecto BioNanocel

De esta manera las siguiente fase pasa por la obtención de un material de base polimérica, de naturaleza biodegradable y compostable; para su utilización como materia prima en la fabricación de envases alimentarios.

Posteriormente, Andaltec tiene previsto fabricar un demostrador que cumpla con los requerimientos de la normativa alimentaria y que presente propiedades adecuadas para extender la vida útil de los alimentos. Se trataría de un material sostenible gracias al origen vegetal de la materia prima, así como también a su esperado carácter biodegradable y compostable. Por lo tanto, cumpliría las nuevas exigencias de la futura Ley de Residuos del Gobierno.

Como explica Francisco Javier Navas, investigador de Andaltec en el proyecto, ya se tiene una primera fase experimental completa en la que hemos obtenido muy buenos resultados, los cuales se presentaron recientemente en el Congreso Europeo sobre Biomasa EUBCE2021.

José Antonio Rodríguez señala que la biomasa vegetal se compone mayoritariamente de celulosa, hemicelulosa y lignina, de los cuales la celulosa es de un enorme interés para este proyecto. La celulosa, es el polímero más abundante en la naturaleza, el componente principal en las paredes de las células vegetales. Este biopolímero puede servir como base para la síntesis de una gran variedad de productos con un alto valor añadido y con un gran potencial para ser usados en aplicaciones de envases en la industria alimentaria, afirma.

El proyecto BioNanocel, a la última

BioNanocel está en consonancia con la nueva Estrategia Europea de Plásticos, que pretende desarrollar y buscar nuevos materiales, productos y procesos que se basen en los principios de sostenibilidad, ecología industrial, ecoeficiencia y química verde, priorizando el desarrollo basado en la economía circular y bioeconomía.

La Fundación Andaltec ha recibido una ayuda de la Unión Europea con cargo al Programa Operativo FEDER de Andalucía 2014-2020, dentro del Objetivo Específico 1 Potenciar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación para la ejecución de este proyecto.

Noticia publicada con información de Mundo Plast

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *