El consumo de frutas enteras está relacionado con un menor riesgo de diabetes

De acuerdo con una investigación publicada en Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism de la Endocrine Society, las personas que consumían dos porciones de fruta al día mostraron un 36% menos de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en comparación con las que consumían menos de la mitad de una porción.

La Federación Internacional de Diabetes (FID) ha estimado que 463 millones de adultos en todo el mundo vivían con diabetes en 2019; para 2045 se espera que esta cifra aumente a 700 millones. Aproximadamente 374 millones de personas tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, la forma más común de la enfermedad. Una dieta y un estilo de vida saludables pueden desempeñar un papel importante en la reducción del riesgo de desarrollar la enfermedad que representa una enorme carga para la salud pública.

La autora de la investigación y académica del Instituto de Investigación en Nutrición de la Universidad Edith Cowan en Perth, Australia, Nicola Bondonno, comentó al respecto: “Encontramos que las personas que consumían alrededor de dos porciones de fruta por día tenían un riesgo 36% menor de desarrollar diabetes tipo 2 durante los próximos cinco años que aquellas que consumían menos de la mitad de una porción de fruta por día (…) No vimos los mismos patrones para los jugos de frutas. Estos hallazgos indican que una dieta y un estilo de vida saludables que incluya el consumo de frutas enteras es una gran estrategia para reducir el riesgo de diabetes”.

Los investigadores estudiaron datos de 7.675 participantes del Estudio Australiano de Diabetes, Obesidad y Estilo de Vida del Baker Heart and Diabetes Institute que proporcionaron información sobre su consumo de frutas y jugos de frutas a través de un cuestionario de frecuencia alimentaria. Descubrieron que los participantes que comían más frutas enteras tenían un 36% menos de probabilidades de tener diabetes a los cinco años. Los investigadores encontraron una asociación entre la ingesta de frutas y los marcadores de sensibilidad a la insulina, lo que significa que las personas que consumían más frutas tenían que producir menos insulina para reducir sus niveles de glucosa en sangre.

Bondonno comentó: “Esto es importante porque los niveles altos de insulina circulante (hiperinsulinemia) pueden dañar los vasos sanguíneos y están relacionados no solo con la diabetes, sino también con la presión arterial alta, la obesidad y las enfermedades cardíacas”.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *