Nuevo estudio respalda las primeras pruebas que relaciona los niveles bajos de vitamina K y la gravedad de Covid-19

Un estudio publicado y basado en los primeros hallazgos de que había una correlación significativa entre el estado de vitamina K2 en suero y la gravedad de los síntomas de Covid-19 confirmó que, en promedio, los pacientes hospitalizados con esta enfermedad, en promedio, tenían un estado de vitamina K más bajo que un control de la población sana.

Un equipo del Hospital Bispebjerg y Frederiksberg en Dinamarca, dirigido por Allan Linneberg, Director del Centro de Investigación Clínica y Prevención, colaboró ​​con Kappa Bioscience, proveedor del ingrediente de vitamina K2 K2Vital, en más investigaciones sobre la vitamina K, que condujo al financiamiento de dos puestos postdoctorales.

El presente estudio, publicado en Nutrients, repitió una investigación previamente confirmada para investigar la hipótesis de que el bajo estado de vitamina K podría ser una característica común en pacientes hospitalizados con COVID-19, investigando también si el estado de vitamina K podría ser un factor predictivo de mortalidad en estos pacientes.

El estado de la vitamina K2 se analizó en 138 pacientes con Covid-19 y se comparó con un grupo de control de 138 personas de la población general, emparejados por distribución de edad. El estado de vitamina K2 fue significativamente menor para los pacientes con coronavirus en comparación con la población de control.

43 de los pacientes hospitalizados con Covid-19 murieron dentro de los 90 días de la admisión y el análisis de supervivencia mostró que un estado más bajo de vitamina K2 se asoció con un mayor riesgo de mortalidad.

Los autores del estudio crearon una gráfica de Kaplan-Meier del riesgo acumulado de muerte, estratificado por los niveles séricos de dp-ucMGP (un biomarcador del estado de la vitamina K2), cuyos resultados implicaron el estado de la vitamina K2 con el riesgo de mortalidad.

“Aunque esta asociación se explicó en parte por el aumento de la comorbilidad con la disminución del estado de la vitamina K, estos hallazgos sugieren que la vitamina K podría desempeñar un papel en los mecanismos de la enfermedad en COVID-19”, consignaron los autores.

“Se plantea la hipótesis de que en un estado de deficiencia grave de vitamina K, la activación intrahepática dependiente de la vitamina K de las proteínas protrombóticas se prioriza a expensas de la activación periférica de las proteínas dependientes de la vitamina K, como la proteína antitrombótica S, y la inhibición de la calcificación. Pop. Además, esto puede aumentar la calcificación y la posterior degradación de las fibras elásticas en el tejido pulmonar, lo que lleva a un daño pulmonar más severo en los pacientes con COVID-19”, aseveró Linneberg.

Kappa Bioscience anunció a principios de este año que ha iniciado el primer ensayo clínico utilizando su ingrediente K2Vital en pacientes con Covid-19; el ensayo de intervención tiene como objetivo evaluar si la suplementación con vitamina K2 en la forma MK-7 podría reducir el daño pulmonar y la coagulopatía en pacientes con Covid-19 severo.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *