Las ciruelas pasas mejorarían los factores de riesgo de enfermedades cardíacas en mujeres posmenopáusicas

Comer ciruelas pasas todos los días mejoraría los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), incluido el aumento de la capacidad antioxidante y la reducción de la inflamación entre las mujeres posmenopáusicas sanas, de acuerdo con un estudio aleatorio y controlado que fue publicado en Journal of Medicinal Food.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo y representan un importante desafío para la salud pública. La investigación dirigida por la Universidad Estatal de San Diego reveló que las ciruelas pasas pueden afectar positivamente el riesgo de enfermedad cardíaca.

“Cuando miras nuestra investigación anterior y la investigación de otros combinada con estos nuevos datos, verás evidencia consistente de que comer ciruelas pasas puede promover la salud”, explicó la investigadora Shirin Hooshmand, profesora de la Facultad de Ciencias del Ejercicio y la Nutrición en la Universidad Estatal de San Diego.

En este estudio controlado y aleatoria, los investigadores encontraron que comer 50 gramos de ciruelas pasas (aproximadamente 5-6 ciruelas pasas) cada día durante 6 meses resultó en una mejora de los biomarcadores de riesgo de ECV, incluido el aumento del colesterol “bueno” del cuerpo, conocido como HDL, y la reducción del relación de colesterol total a HDL.

Comer ciruelas pasas diariamente también promovió una mayor capacidad antioxidante y redujo los niveles de las citocinas inflamatorias interleucina-6 y el factor de necrosis tumoral alfa asociados con el riesgo de ECV. En particular, el índice de masa corporal y el peso de los participantes del estudio se mantuvieron durante la prueba a pesar de agregar ciruelas pasas a la dieta habitual.

Los investigadores reclutaron a 48 mujeres posmenopáusicas sanas que se dividieron en tres grupos: Un grupo de control que no comió ciruelas pasas y dos grupos de tratamiento que consumieron 50 ó 100 gramos de ciruelas pasas al día, durante los seis meses del estudio. Todos los demás aspectos de la dieta y los estilos de vida de las mujeres se mantuvieron similares a los de antes del estudio. Se recopilaron varios biomarcadores de riesgo de ECV al principio y al final del estudio para determinar si había alguna mejora en esos biomarcadores entre los que consumían ciruelas pasas. Curiosamente, hubo algunos resultados positivos similares entre los que consumieron 50 gramos de ciruelas pasas y los que consumieron 100 gramos, lo que sugiere que agregar 5-6 ciruelas pasas o más en la dieta diaria puede tener un efecto positivo sobre el riesgo de ECV.

“Reducir la inflamación crónica y aumentar la capacidad antioxidante en el cuerpo se asocia con un menor riesgo de ECV, junto con muchas otras enfermedades”, indicó Mark Kern, PhD, profesor de Nutrición en la Escuela de Ejercicio y Ciencias de la Nutrición de la Universidad Estatal de San Diego. “Este estudio no solo muestra que las ciruelas pasas pueden ser una buena manera de reducir la inflamación y aumentar la capacidad antioxidante, sino que también sugiere que comer ciruelas pasas todos los días puede mejorar los niveles de colesterol en mujeres posmenopáusicas”, agregó.

Si bien aún no se han determinado los mecanismos precisos y los compuestos específicos que contribuyen a estos efectos beneficiosos, se cree que los compuestos fenólicos, la fibra y otros nutrientes que se encuentran en la naturaleza tienen un efecto antioxidante. Este estudio demuestra que las ciruelas pasas pueden ser una adición prometedora y conveniente a la dieta para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y la inflamación, al mismo tiempo que mejoran la capacidad antioxidante.

Esta investigación se suma a otras pruebas sobre los beneficios generales para la salud y la nutrición de las ciruelas pasas, incluida la salud ósea. Investigaciones clínicas anteriores demuestran una respuesta ósea favorable a las ciruelas pasas entre las mujeres posmenopáusicas. A su vez, los investigadores informaron que la densidad mineral ósea total aumentó en una mujer posmenopáusica con osteopenia después de consumir 50 gramos de ciruelas pasas al día durante 16 meses. Este estudio de caso se publicó en Bone Reports en mayo de este año.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *