Una investigación sugiere que el zinc puede ayudar a proteger y acortar los síntomas de infección del tracto respiratorio

El zinc, un mineral esencial estudiado durante mucho tiempo por su papel en la función inmunológica, puede ayudar a prevenir o acortar los síntomas asociados con las infecciones del tracto respiratorio, de acuerdo con una revisión publicada en British Medical Journal.

“A excepción de las vacunas contra la influenza y el SARS-CoV-2, las opciones profilácticas y terapéuticas son limitadas [para las infecciones del tracto respiratorio]. Las guías de práctica clínica se centran en la higiene de las manos, la reducción del uso inadecuado de antibióticos y el alivio sintomático con medicamentos de venta libre. Algunas pautas recomiendan el zinc. Sin embargo, las revisiones sistemáticas de zinc están limitadas por las variaciones en la vía de administración o la formulación, están desactualizadas, se han retirado o son de baja calidad. Los mecanismos de cómo podría funcionar el zinc incluyen propiedades antivirales de amplio espectro in vitro contra la mayoría de los virus respiratorios comunes, incluidos los coronavirus. El zinc es importante para la inmunidad, la inflamación, la hemostasia, la actividad de la ECA 2 y también ayuda con las respuestas de los tejidos a la hipoxia”.

En la revisión, los investigadores incluyeron 28 estudios clínicos en humanos aleatorizados y controlados con placebo que incluyeron los resultados de salud de un total de 5446 participantes. La mayoría de los estudios incluyeron el uso de pastillas de zinc, seguidas de aerosoles nasales y geles que contenían acetato de zinc o sales de gluconato, con dosis que variaban significativamente según el formato de administración utilizado.

Al analizar los resultados de los estudios incluidos, ninguno de los cuales era específico del SARS-CoV-2, los autores del estudio encontraron una serie de relaciones significativamente beneficiosas entre la suplementación con zinc y los resultados de las ITR, incluso en poblaciones que no tenían deficiencia de zinc:

  • El zinc oral o intranasal previno 5 ITR por 100 meses-persona.
  • En promedio, la suplementación con zinc redujo los síntomas de las ITR 2 días antes que el placebo.
  • Los adultos que no se complementaron con zinc tenían un 19 % más de probabilidades de permanecer sintomáticos siete días después de contraer una ITR.

Por estas razones, los autores concluyeron que el zinc podría prevenir los síntomas de las ITR y acortar su duración, aunque los adultos sanos pueden experimentar algunos efectos adversos no graves, como náuseas e irritación bucal/nasal.

“El zinc está fácilmente disponible para que los consumidores lo receten por sí mismos. Los beneficios marginales, la especificidad de la cepa, la resistencia a los medicamentos y los riesgos potenciales de otros medicamentos recetados y de venta libre hacen que el zinc sea una alternativa “natural” viable para el autocontrol de las ITR no específicas. También brinda a los médicos una opción de manejo para los pacientes que están desesperados por tiempos de recuperación más rápidos y podrían estar buscando una prescripción innecesaria de antibióticos”, escribieron los autores.

Sin embargo, señalaron que persiste la incertidumbre sobre qué formulación, dosis o vía de administración de zinc es más eficaz. Si bien la mayor parte de la evidencia se ha recopilado en pastillas y geles sublinguales, dijeron, esto no significa que otras vías de administración sean menos efectivas, y aún no se ha determinado una dosis terapéutica mínima.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *