Grupos solicitan a la FDA que restrinja el bisfenol A en los envases de alimentos por sus efectos nocivos

Una coalición de médicos, científicos y organizaciones ambientales y de salud pública envió una petición formal a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para pedirle a la agencia que rescinda sus aprobaciones para bisfenol A (BPA) en adhesivos y revestimientos y establezca límites estrictos para su uso en plásticos que entran en contacto con los alimentos.

Estos hallazgos de un panel de expertos convocados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (llamados EFSA en inglés) indican que los efectos nocivos de la exposición al BPA pueden ocurrir a niveles 100 000 veces más bajos de lo que se pensaba anteriormente. El nivel seguro, basado en evidencia científica reciente, es más de 5000 veces inferior a lo que la FDA dice que la mayoría de los estadounidenses están expuestos de manera segura.

“Dado que estos nuevos datos apuntan a los importantes riesgos para la salud asociados con el BPA, es fundamental que la FDA establezca un límite máximo de BPA en los alimentos que sea seguro para los consumidores”, indicó Michael Hansen, científico principal de Consumer Reports.

“La exposición constante que tienen los consumidores al BPA en los alimentos podría representar un peligro inaceptable y aumentar la probabilidad de resultados dañinos, como limitar el desarrollo del cerebro en los niños y tener un impacto negativo en la salud reproductiva, por lo que es esencial que esos niveles se reduzcan a un nivel aceptable”.

Sin duda, Consumer Reports y el resto de la coalición dicen que los valores actuales de los EE.UU. constituyen un alto riesgo para la salud y respaldan la conclusión de que los usos del BPA no son seguros. La petición pide a la FDA que limite los usos de BPA en artículos en contacto con alimentos que puedan dar lugar a la migración a los alimentos por encima de 0,5 nanogramos por kilogramo de alimento.

“El proceso que utilizó la EFSA para reevaluar la seguridad del bisfenol es un modelo de cómo la FDA debería hacerlo con los cientos de productos químicos que aprobó hace décadas. Transparente, minucioso y basado en la ciencia”, indicó Tom Neltner, director sénior de productos químicos más seguros en el Environmental Defense Fund. “Dado que los estadounidenses están sobreexpuestos al BPA más de 5000 veces, la agencia debe hacer de esto una prioridad máxima y tomar una decisión final antes del plazo legal de 180 días”.

La petición fue presentada por Environmental Defense Fund, Breast Cancer Prevention Partners, Clean Water Action/Clean Water Fund, Consumer Reports, Endocrine Society, Environmental Working Group, Healthy Babies Bright Futures, la Dra. Maricel Maffini y la Dra. Linda Birnbaum, ex directora del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental y Programa Nacional de Toxicología.

El BPA se usa para fabricar policarbonato y otros plásticos, que se usan comúnmente en artículos duros como recipientes de alimentos, jarras, vajillas, recipientes de almacenamiento y más. El químico también se usa en resinas epoxi que recubren el interior de productos metálicos y tapas de botellas. El BPA puede migrar de contenedores o equipos a alimentos y bebidas.

La industria ha tomado medidas en el pasado para limitar el uso de BPA en revestimientos de latas y biberones de plástico. Estas acciones siguieron a los hallazgos de 2008 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que indicaron que el químico apareció en el 92 por ciento de los adultos de EE. UU. y estudios adicionales que mostraron que el BPA puede actuar como la hormona femenina estrógeno en humanos e interrumpir el desarrollo normal.

Los hallazgos del panel de expertos de la EFSA muestran que los efectos del BPA son mucho peores de lo que se pensaba anteriormente y que las personas están expuestas a niveles muy por encima de lo que es seguro. Según el panel de la EFSA, las exposiciones extremadamente bajas al BPA pueden conducir a un sistema inmunitario hiperactivo que produce una inflamación descontrolada, así como cambios en los ovarios, alteración endocrina y reducción del aprendizaje y la memoria.

“La FDA tiene la obligación de protegernos de los productos químicos tóxicos que pueden entrar en contacto con nuestros alimentos”, dijo la Dra. Maricel Maffini, científica y coautora de la petición. “Estos nuevos hallazgos deberían ser una llamada de atención para la FDA y para todos nosotros de que nuestra salud está en peligro a menos que tomemos medidas rápidas para limitar la cantidad de BPA que puede entrar en contacto con nuestros alimentos”.

La FDA ha colaborado durante mucho tiempo con la EFSA en la evaluación de riesgos y la comunicación de riesgos relacionados con la seguridad alimentaria, incluido el trabajo conjunto para aumentar la comprensión de los riesgos de los productos químicos utilizados en los envases de alimentos, como PFAS. La agencia ahora necesita escuchar las advertencias sobre el BPA de sus homólogos expertos en la EFSA y tomar medidas para reducir drásticamente nuestra exposición a la sustancia química, según la petición.

Comentarios de los peticionarios:

“Ahora que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ha encontrado daño a niveles mucho más bajos que nuestras exposiciones diarias típicas al bisfenol A, es hora de que la FDA tome medidas inmediatas para proteger al público de las exposiciones alimentarias a este químico hormonalmente activo que aumenta nuestra riesgo de cáncer de mama y de otros problemas de salud graves”, dice Lisette van Vliet, directora sénior de políticas de Breast Cancer Prevention Partners.

“La FDA debe actuar de inmediato para eliminar el BPA de los plásticos que entran en contacto con alimentos, adhesivos y revestimientos para proteger la salud de las personas. La acción temprana para frenar el uso de BPA también evitará la liberación continua de BPA en el medio ambiente, incluso en los cuerpos de agua utilizados como fuentes de agua potable”, comentó Lynn Thorp, directora de Campañas Nacionales de Clean Water Action/Clean Water Fund.

“Estos hallazgos son extremadamente preocupantes y demuestran que incluso los niveles muy bajos de exposición al BPA pueden ser dañinos y provocar problemas con la salud reproductiva, el riesgo de cáncer de mama, el comportamiento y el metabolismo”, dijo Heather Patisaul, Ph.D., experta en BPA de la Endocrine Society, de la Universidad de Carolina del Norte-Raleigh. “La FDA debe reconocer la ciencia detrás de las sustancias químicas disruptoras endocrinas y actuar en consecuencia para proteger la salud pública”.

“Es inaceptable que la FDA permita que los estadounidenses estén expuestos a niveles de BPA más de 5000 veces superiores a lo que es seguro”, dijo Scott Faber, vicepresidente senior de asuntos gubernamentales del Environmental Working Group. “La Administración de Alimentos y Medicamentos debe prestar atención a las advertencias de la EFSA y tomar medidas inmediatas y decisivas para reducir nuestra exposición a este químico peligroso”.

“Los hallazgos de la EFSA amplían nuestro conocimiento del BPA, incluidos los datos generados por el proyecto CLARITY conjunto NTP-FDA. Y los resultados son aleccionadores, lo que indica que los efectos dañinos del BPA pueden ocurrir en niveles minúsculos, muy por debajo de lo que estamos expuestos. La evidencia científica ahora es más que suficiente para exigir límites estrictos en el uso de BPA en envases y plásticos que entran en contacto con nuestros alimentos”, dijo la Dra. Linda Birnbaum, ex directora del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental y el Programa Nacional de Toxicología. .

Noticia publicada con información de Food Safety News

, , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *