La dieta verde mediterránea es relacionada a mejores resultados de salud cognitiva

La dieta mediterránea verde, un giro en la dieta mediterránea estándar con un enriquecimiento en polifenoles y poca carne roja y procesada, demostró tener los vínculos más fuertes con los marcadores de salud cerebral en un estudio de alimentación controlada de 18 meses realizado por investigadores de Universidad de Ben-Gurión.

En el estudio, 284 participantes entre las edades de 31 y 82 años se dividieron en tres grupos según la dieta, y se tomaron mediciones de resonancia magnética de todo el cerebro antes y después del ensayo. La ocupación del hipocampo (HOC) y el volumen del ventrículo lateral (LVV) se midieron como indicadores de atrofia cerebral y predictores de demencia futura. Los datos derivados de la resonancia magnética del cerebro se cuantificaron y segmentaron utilizando NeuroQuant, una herramienta totalmente automatizada autorizada por la FDA.

Los participantes consumieron una dieta que se ajustaba a las pautas dietéticas saludables, a la dieta mediterránea o a la dieta mediterránea verde, una versión de la primera pauta dietética que incluía el enriquecimiento con componentes verdes de alto contenido en polifenoles -3 o 4 tazas diarias de té verde y un batido diario de lenteja de agua Mankai como sustituto de la cena-, con un consumo mínimo de carne roja y procesada.

Los tres grupos participaron en ejercicio aeróbico y recibieron membresías gratuitas en el gimnasio. Los investigadores identificaron cambios dramáticos en los marcadores de atrofia cerebral relacionados con la resonancia magnética dentro de los 18 a 24 meses, donde las tasas de marcadores de atrofia cerebral se aceleraron significativamente a partir de los 50 años. Sin embargo, el grupo de green-MED, especialmente los participantes mayores de 50 años, observó una atenuación significativa de los marcadores de atrofia cerebral. La mejora de la sensibilidad a la insulina también se asoció de forma independiente con la atrofia cerebral atenuada.

Un mayor consumo de Mankai, té verde y nueces, junto con reducciones en la carne roja y procesada, se asociaron significativamente con una menor disminución de la ocupación del hipocampo, concluyeron los autores.

“La asociación beneficiosa entre la dieta mediterránea verde y la neurodegeneración relacionada con la edad podría explicarse en parte por la abundancia de polifenoles en las fuentes de alimentos de origen vegetal que tienen metabolitos antioxidantes y antiinflamatorios. Los polifenoles pueden cruzar la barrera hematoencefálica (BBB), reducir la neuroinflamación e inducir la proliferación celular y la neurogénesis de aparición adulta en el hipocampo”, comentó Iris Shai, coautora principal del estudio.

“Nuestros hallazgos podrían sugerir una vía simple, segura y prometedora para retrasar la neurodegeneración relacionada con la edad al adherirse a una dieta mediterránea verde”, concluyó el Dr. Alon Kaplan, coautor principal del estudio.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *