Nuevas orientaciones del Codex para la gestión de brotes de enfermedades transmitidas por alimentos

El Comité del Codex Alimentarius redactó una nueva guía para el manejo de brotes de enfermedades microbiológicas transmitidas por los alimentos en la 52ª reunión del Comité sobre Higiene de Alimentos. La guía tiene como objetivo establecer redes de preparaciones locales, nacionales y de múltiples agencias para limitar la escala de tales brotes al estandarizar la comunicación, las interpretaciones y la metodología. Este Comité enfatizó la importancia de un intercambio de información transparente y cooperativa entre las partes internacionales e industriales.

Para manejar y mitigar de manera efectiva los brotes de enfermedades transmitidas por alimentos, la guía describe las formas en que las autoridades pueden crear y mantener sistemas de preparación, que incluyen:

  • Redes internacionales de alerta para un mejor intercambio de información.
  • Redes oficiales entre organismos de salud pública, autoridades veterinarias, agencias de control de alimentos y laboratorios a nivel local y nacional.
  • Sistemas de vigilancia y monitoreo.
  • Métodos analíticos.
  • Evaluación de riesgos, comunicación y estrategia.

La guía recomienda métodos de tipificación molecular, junto con datos epidemiológicos, como una forma superior de análisis para detectar grupos de casos humanos y vincular un grupo de casos a la fuente de alimentos. Los asesores de este Comité expresan que un mayor uso de métodos genéticos puede mejorar la detección de brotes y la identificación de fuentes, al permitir que los expertos comparen cepas de patógenos y reduzcan sus investigaciones. La guía especifica la electroforesis en gel de campo pulsado (PFGE), la secuenciación del genoma completo (WGS) y la tipificación de secuencias multilocus (MLST) como ejemplos de herramientas que pueden aumentar la tasa de detección de brotes.

La guía también enfatiza la importancia de una toma de decisiones consistente, a nivel local y nacional, al clasificar un brote como incidente, emergencia o crisis. Los siguientes son factores sugeridos que las autoridades deben tener en cuenta al categorizar un brote y desarrollar planes de respuesta:

  • El número de pacientes y la gravedad de la enfermedad.
  • La propagación geográfica de la enfermedad y si está o no en curso.
  • Si el peligro es conocido o desconocido.
  • La fuente de contaminación y la historia del establecimiento.
  • Patrones probables de exposición y consumo.
  • ¿Qué acciones se deben tomar para proteger la salud pública?
  • La capacidad de la nación para reaccionar rápidamente y contener el brote.
  • La distribución y disponibilidad de los alimentos, incluidas las implicaciones comerciales.
  • Si el brote fue intencional o no.
  • Percepción del consumidor al correlacionar un brote con una categoría de producto o alimento.

La guía se limita a los peligros microbiológicos, porque los patógenos son la causa principal de los brotes de enfermedades transmitidas por alimentos. Su objetivo es facilitar un entendimiento común y un enfoque coherente de los brotes de enfermedades transmitidas por alimentos, además ayudar a los funcionarios a manejar situaciones con rapidez y orden, especialmente en países que aún están desarrollando sus sistemas nacionales de control de la inocuidad de los alimentos. La guía se envió para su adopción en la próxima sesión de este Comité más adelante en 2022.

Otros temas pertinentes de seguridad alimentaria discutidos en el 52º Comité sobre Higiene de los Alimentos incluyeron un borrador de directrices propuesto para controlar la Escherichia coli productora de toxina Shiga (STEC) en carne cruda de res, leche cruda y quesos de leche cruda, verduras de hoja verde frescas y brotes. También se consideró el anteproyecto de directrices para el uso seguro y la reutilización del agua en la producción de alimentos.

Además del borrador de las pautas propuestas, los puntos destacados en la reunión del Comité incluyeron el interés de varias naciones en los planes para desarrollar pautas de seguridad alimentaria para los mercados tradicionales con la Alianza Global para una Nutrición Mejorada (GAIN); una presentación del trabajo reciente de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO); e informes de la Reunión Conjunta de Expertos sobre Evaluación de Riesgos Microbiológicos (JERMA) de la FAO/Organización Mundial de la Salud (OMS), que cubren Listeria monocytogenes, STEC en carne y lácteos, alimentos con bajo contenido de humedad y reutilización de agua en las industrias pesquera y láctea.

El 53.º Comité sobre Higiene de los Alimentos se llevará a cabo en noviembre de 2022.

Noticia publicada con información de food-safety.com

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *