Las opciones de películas se amplían para mejorar la sostenibilidad

Los envases flexibles tienen un rol esencial en la protección y conservación de la frescura de los productos cárnicos, de aves y mariscos, así como también en la prevención del desperdicio de alimentos. Las películas y laminados de barrera monocapa y multicapa también brindan impacto en el estante y diferenciación del producto, características convenientes como fácil de despegar/volver a sellar y un perfil de sostenibilidad positivo.

Aunque el peso ligero de las películas y los laminados brinda automáticamente ventajas de sostenibilidad frente a los envases rígidos más pesados, muchos sustratos flexibles provienen de productos petroquímicos, contienen más de un material y son difíciles de reciclar. Con los plásticos vistos negativamente por muchos consumidores, la demanda de sustratos más ecológicos está impulsando las innovaciones en la industria. Al menos un proveedor cree que el interés en la sustentabilidad está provocando un cambio en el proceso de diseño del empaque. En lugar de diseñar el paquete y luego ajustarlo para mejorar sus atributos ambientales, los datos de sostenibilidad se utilizan para guiar las decisiones de diseño desde el principio.

Las innovaciones incluyen materiales compostables, de fuentes renovables y de contenido reciclado. Un proyecto piloto proporciona película retráctil de barrera con contenido 100 % reciclado. El proceso convierte los desechos plásticos en elementos químicos básicos y luego los vuelve a polimerizar en material de calidad alimentaria, que se recicla después de su uso para crear un ciclo circular. El primero en adoptar la película, Cranswick PLC, un proveedor de carnes y aves del Reino Unido, la utiliza para envolver productos de aves enteras. El paquete de atmósfera modificada extiende la vida útil, lo que permite que la fecha de caducidad se duplique a 14 días. El esfuerzo es parte del compromiso de Second Nature de Cranswick para convertirse en la empresa cárnica más sostenible del mundo. También avanza hacia el objetivo de la UE de que todos los envases de plástico sean reutilizables o reciclables de manera rentable para 2030.

Westaway Sausages Ltd., otro pionero de la sostenibilidad del Reino Unido, adoptó las bandejas de cartón en 2016 y pasó de la película adhesiva de cloruro de polivinilo (PVC) a tereftalato de adipato de polibutirato compostable (PBAT) en junio de 2020. El embalaje compostable totalmente certificado (EN 13432) obtuvo el Premio a la innovación del año en la competencia UK Packaging Awards 2020. La película de PBAT composta en entornos domésticos e industriales. “Se descompone por completo para dejar solo biomasa valiosa y sin residuos nocivos”, comenta el director general de Westaway Sausages, Charles Baughan. Y agrega: “En nuestras pruebas en nuestro compost de jardín, esto tomó menos de 60 días”.

La marca informa a los consumidores que el embalaje está certificado como compostable. La mensajería ha evolucionado desde las instrucciones de eliminación en el paquete hasta un mensaje impreso en la propia película. “Ahora estamos viendo un logotipo de cuatro colores en la película”, dice Baughan. Él predice: “Habrá un logotipo reconocido a nivel nacional en el futuro similar al esquema que se está introduciendo en Irlanda”.

Con sede en la zona rural del suroeste de Inglaterra, donde el compostaje doméstico está por encima de la media nacional del Reino Unido, el cambio a envases compostables pone a la empresa en sintonía con los consumidores y se adelanta a los plazos que se avecinan. Baughan explica: “La recolección semanal de desperdicios de alimentos de todos los hogares será obligatoria para fines de este año [2022] en Inglaterra. Además, los envases compostables certificados se incluirán en este flujo de residuos a finales del próximo año. Esto proporcionará un enfoque coherente en todo el país para la gestión de residuos”. El cambio a envases compostables también diferencia a la compañía en los mercados de exportación, parte sustancial de su negocio. “Exportamos a varias naciones insulares que tienen una legislación estricta sobre la importación de envases de plástico”, dice Baughan.

La adopción de envases compostables ha sido buena para el negocio. En general, las ventas aumentaron un 36%. En algunos mercados de exportación, indica Baughan, “hemos visto que las ventas se duplicaron con creces. Vemos que la gente está eligiendo marcas que comparten sus valores”. Como resultado, la empresa está triplicando su capacidad a 15 toneladas por día.

Westaway consideró películas de PVC y polietileno (PE), pero determinó que las tasas de reciclaje eran bajas. Baughan explica: “Nos damos cuenta de que no todos los residuos de envases terminan donde deberían, PBAT es una solución al problema de los residuos fugitivos”. La película PBAT ofrece la misma vida útil que las películas de PVC o PE, puede proteger mejor el color del producto y funciona bien en los paquetes minoristas congelados que se envían a los mercados de exportación. “La película . . . sigue siendo flexible a temperaturas muy bajas [y] es mejor que el PVC en este sentido”, señala.

Desde que introdujo la película PBAT, Westaway Sausages ha ampliado su uso a más productos. “También estamos utilizando la nueva película y bandejas para reducir los costos de logística y distribución de temperatura controlada y lograr una mejor utilización de los estantes”, explica Baughan.

Las innovaciones sostenibles no se han detenido con la adopción de la película PBAT. Westaway Sausages ha lanzado una bolsa compostable certificada. Hecho de almidón de patata, puede tener un doble propósito como revestimiento para un contenedor de desperdicios de alimentos.

Noticia publicada con información de The Provisioner Online

, , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *