Una investigación con ciruelas-pasas muestra actividad prebiótica y restauración ósea

Una investigación publicada en la revista Nutrients proporciona evidencia de que las ciruelas-pasas son un alimento prebiótico que revierte la pérdida ósea en ratones. Los investigadores del estudio encontraron que los carbohidratos y polifenoles en las ciruelas pasas actúan como prebióticos y ayudan a restaurar la salud de los huesos.

“Tanto el componente de carbohidratos como los polifenoles dentro de las ciruelas pasas alteraron la microbiota intestinal y se asociaron con efectos positivos en los huesos, es decir, restaurar los huesos. Por definición, los prebióticos son sustratos que alteran la composición o actividad de la microbiota y confieren beneficios a la salud del individuo”, explicó la Investigadora Principal Brenda Smith, PhD, profesora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana. En este caso el beneficio conferido fue la restauración de la pérdida ósea.

En investigaciones anteriores, se descubrió que las ciruelas pasas estimulan cambios favorables en la microbiota intestinal y protegen la salud ósea. Esos efectos se han atribuido en gran medida a sus compuestos polifenólicos; sin embargo, los mecanismos exactos y la contribución de otros nutrientes importantes, como los carbohidratos, no están claros.

En este estudio, los investigadores aislaron los compuestos de polifenoles (PP), así como los carbohidratos (CHO) de las ciruelas pasas y los alimentaron a dos grupos separados de ratones hembra con deficiencia de estrógeno y pérdida ósea sustancial durante 5 y 10 semanas de duración. A modo de comparación, se asignaron tres grupos adicionales de ratones a dietas que contenían ciruelas pasas enteras, un extracto crudo de ciruelas pasas con componentes de ciruelas pasas PP y CHO, o una dieta que no consistía en ciruelas pasas ni componentes de ciruelas pasas, que sirvió como grupo de control. Todas las dietas fueron comparables en macronutrientes.

En comparación con los ratones que no consumieron ninguna ciruela o componente de ciruela, los que consumieron CHO aislado, PP aislado, extracto crudo de ciruela o ciruelas enteras experimentaron la restauración del hueso perdido anteriormente. Estos ratones también mostraron un aumento significativo en la producción de ácidos grasos de cadena corta (SCFA) en sus intestinos, así como cambios favorables en su microbiota intestinal. En particular, los investigadores observaron un aumento de los AGCC n-butirato y propionato, que se consideran los más eficaces para prevenir la pérdida de hueso al suprimir los biomarcadores asociados a la degradación ósea. Estas observaciones sugieren que las ciruelas pasas y sus componentes pueden afectar al intestino de manera que contribuyan a mejorar la absorción de minerales, los procesos del sistema inmunitario y la integridad de la barrera intestinal, todo lo cual puede afectar a las hormonas, los metabolitos y las células inmunitarias que desempeñan un papel en la salud ósea.

Los investigadores también informaron que el CHO mostró de forma independiente la capacidad de restaurar el hueso al principio del estudio, mientras que el efecto del PP en el hueso se hizo evidente y más importante más adelante.

“Aunque creemos que ambos tienen actividad prebiótica, es probable que esos prebióticos se produzcan por diferentes mecanismos”, comentó Smith. Agregó que sus hallazgos justifican contundentemente el consumo de ciruelas pasas enteras “porque se obtienen algunos de los beneficios de los carbohidratos a corto plazo y los beneficios a largo plazo de los polifenoles”.

Smith anotó que las vitaminas, los minerales y los compuestos vegetales de las ciruelas pasas también pueden contribuir a los beneficios para los huesos y el intestino. Esta investigación nos acerca a la comprensión de los atributos únicos de las ciruelas pasas al mismo tiempo que subraya la importancia de comer la fruta en su totalidad.

Este estudio es uno de varios estudios recientes o actuales que exploran más a fondo los beneficios de las ciruelas pasas y sus componentes específicos en diferentes condiciones de salud. Estudios adicionales que se presentarán o publicarán a corto plazo investigarán la relación entre el consumo de ciruelas pasas y la inflamación en mujeres posmenopáusicas, la osteoporosis inducida por glucocorticoides en ratones y la supresión del cáncer de colon en ratas. Se espera que estos estudios se basen en el cuerpo de evidencia existente que apunta a las ciruelas pasas como un alimento que apoya los huesos y los intestinos.

Accede al estudio completo aquí.

Noticia publicada con información de Snack & Bakery

, , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *