Un bajo índice de omega-3 se relaciona con un envejecimiento cerebral más rápido

Un índice bajo de omega-3 en personas de mediana edad puede estar relacionado con una mayor tasa de envejecimiento cerebral, concluyó una investigación publicada en Neurology.

Los autores del presente estudio evaluaron la tercera generación de la cohorte del Framingham Offspring Study, utilizando el índice omega-3 para evaluar los niveles de EPA y DHA en la sangre de los participantes.

De acuerdo con los autores, investigaciones anteriores han proporcionado evidencia de que la ingesta dietética y los niveles circulantes de EPA y DHA están relacionados con el riesgo de demencia, pero la vía subyacente a esta asociación no está clara.

El equipo de investigadores comparó las medidas de omega-3 que se encuentran en los glóbulos rojos de 2183 participantes sin demencia ni accidente cerebrovascular para determinar posibles asociaciones con las medidas de resonancia magnética del cerebro y varias medidas de la función cognitiva, ajustando los posibles cofundadores.

Además, los autores probaron las interacciones entre los niveles de omega-3 y el genotipo APOE en la resonancia magnética y los resultados cognitivos. El genotipo APOE determina si un individuo es portador de un gen asociado con el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Según los autores, un mayor índice de omega-3 se relacionó con mayores volúmenes del hipocampo y puntuaciones más altas en las pruebas de razonamiento abstracto, con resultados similares obtenidos para las concentraciones de EPA y DHA individualmente. Hubo una asociación entre concentraciones más altas de DHA o índice de omega-3 y volúmenes de hipocampo más grandes específicamente para aquellos que no portaban el genotipo APOE-e4, mientras que las concentraciones más altas de EPA se relacionaron con un mejor razonamiento abstracto en los portadores de APOE-e4.

En particular, los tres predictores de omega-3 (EPA, DHA, omega-3 total) parecieron reducir la carga de hiperintensidad de la materia blanca en los portadores de APOE-e4. La hiperintensidad de la sustancia blanca es una forma frecuente de enfermedad de los vasos pequeños en el cerebro y es un factor de riesgo para la disfunción cognitiva posterior al accidente cerebrovascular.

“Nuestros resultados, aunque exploratorios, sugieren que las concentraciones más altas de ácidos grasos Omega-3 están relacionadas con una mejor estructura cerebral y función cognitiva en una cohorte predominantemente de mediana edad sin demencia clínica”, concluyeron los autores. “Estas asociaciones diferían según el genotipo de APOE, lo que sugiere patrones metabólicos potencialmente diferentes según el estado de APOE”.

Los autores señalaron que la inconsistencia observada en los estudios que involucran intervenciones dietéticas podría deberse al hecho de que las intervenciones utilizadas en estos estudios podrían haberse realizado demasiado tarde en la vida para lograr mejoras significativas en los participantes sintomáticos. “Los estudios epidemiológicos y de intervención sugieren que el omega-3 puede ser más beneficioso para preservar la salud del cerebro desde la mediana edad, como sugiere nuestro estudio, y justo antes del inicio de cambios cognitivos moderados”, escribieron.

“Lo importante de este estudio es que replica lo que vimos en Framingham Offspring hace 10 años, en sujetos que tenían una edad promedio de 66 años. Sin embargo, este estudio representa a la Generación 3, esencialmente sus hijos, que tenían un promedio de 46 años”, explicó William S. Harris, PhD, FACN, presidente del Instituto de Investigación de Ácidos Grasos (FARI) y uno de los autores del estudio.

“Los resultados de este estudio muestran que los niveles bajos de DHA en los glóbulos rojos están asociados con volúmenes cerebrales más pequeños y un patrón ‘vascular’ de deterioro cognitivo, incluso en personas sin demencia clínica”, continuó Harris. “Esto sugiere que la intervención temprana y el mantenimiento de un índice óptimo de omega-3 (8% o más) podría desempeñar un papel importante para evitar el deterioro cognitivo, así como la demencia y el Alzheimer a largo plazo”, puntualizó.

Noticia publicada con información de Nutraceuticals World

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *