WGS: Las cepas generalizadas de listeria pueden ser genéticamente propensas a la supervivencia

A través del análisis de secuenciación del genoma completo (WGS), un estudio ha revelado que las cepas generalizadas de Listeria monocytogenes son un problema común en todo el sistema alimentario noruego. El estudio también asoció las cepas generalizadas con un aumento general en la persistencia del patógeno y la supervivencia al estrés.

Los investigadores sometieron 769 aislamientos de L. monocytogenes de entornos de la industria alimentaria, alimentos y materias primas a WGS, polimorfismo de un sólo nucleótido y análisis genómicos comparativos en un intento por comprender mejor la diversidad, distribución, persistencia y prevalencia del patógeno. El conjunto de datos incluyó aislamientos de nueve instalaciones de procesamiento de carne y seis de salmón en Noruega durante un período de tres décadas.

Los análisis identificaron un complejo clonal (CC) como el más frecuente en toda Noruega, aislado de las superficies en 10 instalaciones de producción de alimentos. Se encontraron tres CC adicionales en siete instalaciones cada uno. Los investigadores clasificaron el 72 por ciento de los aislamientos como “persistentes”, y WGS reveló 20 o menos diferencias alélicas hacia un aislado encontrado en la misma fábrica durante un año calendario diferente. Además, el 56 por ciento de los aislamientos mostró similitud genética con otro aislado recolectado de una instalación de procesamiento de alimentos diferente; los investigadores designaron estas cepas como “generalizadas”, definidas como grupos con el mismo nivel de similitud genética que las cepas persistentes pero aisladas de diferentes fábricas, que pueden tener una mayor capacidad para propagarse o migrar a nuevas ubicaciones geográficas. Los investigadores señalan que definir las cepas como “generalizadas” en lugar de “persistentes” puede ser más útil para identificar las cepas que llevan adaptaciones responsables de una mayor capacidad para sobrevivir y multiplicarse en entornos de procesamiento de alimentos.

La investigación encontró un aumento de los determinantes genéticos asociados con una mayor supervivencia en entornos de procesamiento de alimentos entre los aislados generalizados, pero no entre los aislados persistentes. Dichos determinantes genéticos incluyeron resistencia a biocidas y metales pesados, genes de respuesta al estrés y mutaciones de truncamiento de inlA que pueden facilitar una mayor adhesión y formación de biopelículas, así como una mayor tolerancia a la desecación. Los determinantes genéticos también fueron significativamente más frecuentes entre los aislados de entornos de procesamiento de alimentos que los aislados de entornos naturales y rurales y los aislados clínicos, lo que sugiere que la genética desempeña un papel en la supervivencia de las cepas en entornos alimentarios. Los investigadores plantean la hipótesis de que no existe un solo determinante genético responsable de la supervivencia en entornos de procesamiento de alimentos, sino una acumulación de genes de resistencia al estrés, propensión genética a la formación de biopelículas y mutaciones inlA.

El estudio también identificó varias áreas problemáticas dentro de las instalaciones que albergaban cepas persistentes de L. monocytogenes, incluidos pisos, desagües, rebanadoras y mesas. Además, se observó el aislamiento de cepas persistentes en las cintas transportadoras y en las máquinas de eviscerado de pescado en las plantas de procesamiento de salmón.

Los resultados del estudio demuestran la amplia propagación de cepas de L. monocytogenes muy similares en todo el sistema alimentario noruego. Los investigadores postulan que la aparición de cepas generalizadas en la industria alimentaria noruega puede ser significativamente mayor que en otros países, quizás debido a una cadena de suministro de carne noruega particularmente compleja e interconectada. Además, a la luz de los hallazgos del estudio que indican que las cepas de L. monocytogenes en los entornos de la industria alimentaria han aumentado la supervivencia al estrés genético, los investigadores sugieren que las instalaciones cambien a un desinfectante con otro mecanismo de acción cuando enfrenten desafíos para eliminar el patógeno, como los desinfectantes oxidativos, desinfectantes a base de QAC o ácido cítrico.

Noticia publicada con información de food-safety.com

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *